¿Cómo va la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo? ¿Alguien sabe?

De acuerdo con el artículo 21 de la Ley de Planeación, el presidente de la República está obligado a enviar a la Cámara de Diputado un Plan Nacional a más tardar el último día hábil de febrero del año siguiente a su toma de posesión, es decir, el próximo 28 de febrero.

Como acto republicado, la planeación democrática es “…un medio para el eficaz desempeño de la responsabilidad del Estado sobre el desarrollo equitativo, incluyente, integral, sustentable y sostenible del país, con perspectiva de interculturalidad y de género, y deberá tender a la consecución de los fines y objetivos políticos, sociales, culturales, ambientales y económicos contenidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos”. (Artículo 2)

El producto de esta facultad del Ejecutivo Federal de planear se plasma en un documento llamado Plan Nacional de Desarrollo que tendrá vigencia para el ejercicio de gestión constitucional sexenal, en este caso de 2018 a 2024, el tiempo que debe durar el régimen de Andrés Manuel López Obrador como titular del Poder Ejecutivo Federal.

Para su elaboración la ley exige que todos los sectores de la sociedad deben ser consultados, desde las organizaciones representativas de los obreros, campesinos, pueblos y grupos populares; de las instituciones académicas, profesionales y de investigación de los organismos empresariales; y de otras agrupaciones sociales, incluyendo a los integrantes de los pueblos autóctonos en los temas de su competencia. También se exige la participación de los organismos de gobierno, tanto de las dependencias como de las empresas paraestatales.

Todo ello con un mecanismo racional, objetivo y sistemático para definir la visión, los objetivos, metas, políticas públicas y otros mecanismos que el gobierno federal en turno considere necesarios para encabezar los esfuerzos de los sectores político, social y económico para cumplir con los siguientes principios:

  • El fortalecimiento de la soberanía, la independencia y autodeterminación nacionales, en lo político, lo económico y lo cultural;
  • La preservación y el perfeccionamiento del régimen representativo, democrático, laico y federal que la Constitución establece; y la consolidación de la democracia como sistema de vida, fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo en un medio ambiente sano;
  • La igualdad de derechos entre las personas, la no discriminación, la atención de las necesidades básicas de la población y la mejoría, en todos los aspectos de la calidad de la vida, para lograr una sociedad más igualitaria, garantizando un ambiente adecuado para el desarrollo de la población;
  • Las obligaciones del Estado de promover, respetar, proteger y garantizar los derechos humanos reconocidos en la Constitución y en los tratados internacionales de los que el Estado Mexicano sea parte;
  • El fortalecimiento del pacto federal y del Municipio libre, para lograr un desarrollo equilibrado del país, promoviendo la descentralización de la vida nacional;
  • El equilibrio de los factores de la producción, que proteja y promueva el empleo; en un marco de estabilidad económica y social;
  • La perspectiva de género, para garantizar la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, y promover el adelanto de las mujeres mediante el acceso equitativo a los bienes, recursos y beneficios del desarrollo, y
  • La factibilidad cultural de las políticas públicas nacionales

¿Cómo va el actual proceso para la elaboración del Plan Nacional de Desarrollo 2018-2024? ¿Se ha puedo en marcha? ¿Alguien sabe?

Hemos visto, en el dinamismo de la administración de Andrés Manuel López Obrador varias propuestas y acciones trascendentales. Desde la cancelación del nuevo aeropuerto internacional hasta el anuncio de 10 programas prioritarios, entre ellos la construcción del Tren Maya que ha despertado críticas por no ser la población indígena de la región consultada de manera directa y pertinente.

Ahora se discute en la Cámara de Diputados la reforma constitucional para la creación de la Guardia Nacional. Se ha anunciado ya la puesta en marcha de los apoyos sociales a discapacitados, a adultos mayores, a jóvenes que no tienen estudio para que se puedan capacitar. Se anunció un plan de combate a la corrupción en el seguro social, así como también, de la ampliación de los servicios de emergencia a los que no son derechohabientes.

¿Corresponden estas acciones a un programa o plan fundamentado y viable de gobierno que conduzca a México a consolidar su democracia, a equilibrar para establecer la estabilidad económica y mejorar las condiciones de desarrollo del país?

Hay quienes dice, por ejemplo, que no estuvo mal emprender una lucha contra el flagelo del “huachicoleo”, pero falta contar con una correcta estrategia de contención y de acciones que permitan que caigan los verdaderos culpables y no se facture más los perjuicios a los mexicanos, tal y como ahora está sucediendo con el desabasto, la pretendida racionalización y la escasez de productos o riegos en la atención de servicios públicos y de emergencia por la falta de gasolina.

El ejecutivo federal está obligado a presentar un Plan Nacional de Desarrollo que es deseable exista el trabajo racional de consulta a los sectores sociales y la sociedad que vaya más allá de una consulta ciudadana como organizó en su momento el equipo de transición.