Recuerdan a Gabo como un autor clásico de la literatura latinoamericana

Por Juan Carlos Castellanos C.

México, 17 Abr (Notimex).- A cinco años de su muerte, Gabriel García Márquez se mantiene como uno de los autores clásicos de la literatura latinoamericana, al recuperar la fabulación de los pueblos de Colombia, en la corriente que los críticos han llamado “Realismo Mágico”.

Así se expresó esta tarde el traductor, ensayista y crítico literario Geney Beltrán Félix, quien añadió que el colombiano fue un autor que entregó un puñado de obras con un estilo vehemente y largo aliento poético.

García Márquez, subrayó, es un escritor que describe ambientes rurales, de una visión nada romántica, al contrario, sino de una realidad histórica de Colombia. Por otro lado, dijo, es un autor de aspiración universal en el sentido de que tiene una serie de obras en las cuales los personajes enfrentan realidades y conflictos que los emparientan con individuos de cualquier época.

Sobre su novela cumbre, “Cien años de soledad”, el entrevistado consideró que es una extendida metáfora sobre los destinos humanos en microcosmos, el pueblo de Macondo, donde existen personajes que van conociendo distintas fases del crecimiento del espíritu humano. “Toca temas universales como la violencia, la muerte, el amor, la traición y la rebeldía”.

Eso, de la mano de una escritura portentosa y fuerte, porque la época en la cual García Márquez se dio a conocer fue de renovación de la literatura hispanoamericana, “en la cual un grupo de escritores muy amplio, que no necesariamente compartían su estética ni estaban agrupados en una estela particular o reducida, sino que eran de muy distintos perfiles”.

Para Geney Beltrán Félix, Gabo, como también se le conocía, no es un ejemplo solitario de esa renovación literaria, sino un autor acompañado de un grupo de escritores extraordinarios y audaces, consecuentemente, “Cien años de soledad”, la obra más conocida y difundida de él, está llamada a ocupar un sitio de privilegio en la literatura universal a la manera de otras grandes obras”.

“La Familia Buendía” se convertirá, auguró, en un arquetipo de las posibilidades humanas como ocurre con Sherezade y Don Quijote, referentes que se instalaron en la memoria y en la imaginación de los seres humanos, “consagración que han logrado muy pocos escritores a lo largo de la humanidad”.

A %d blogueros les gusta esto: