La percepción de AMLO y… los otros datos

A lo largo de los primeros meses de la administración federal de López Obrador parece que imperan dos realidades o, por lo menos, dos conjuntos de datos. Los que evidencian la grave descomposición política, económica y social de México y, por otra parte, lo que dice saber el presidente Andrés Manuel López Obrador.
¿Hay una descomposición política, económica y social en nuestro país?
Hay situaciones que lo ponen en evidencia. Tenemos el caso de los programas sociales que, en lugar de estar enfocados en solucionar la realidad económica de la población, el interés parece circunscribirse a la intención de crear la base electoral para consolidar el régimen político de MORENA en las próximas elecciones intermedias federales.
La idea de entregar de manera directa el apoyo como las becas Juárez a los estudiantes de bachillerato no importa la falta de firma de los padres y tutores legales que como tales son los responsables de las decisiones económicas de un menor de edad. Considerar este punto nos hace entender ahora porque los estudiantes utilizan el dinero para otros fines que no corresponden a la educación. Es evidente que no hay una madurez y mucho menos la dirección de los padres de familia u tutores en el cuidado del bien superior de un menor de edad.
En la última semana se confirmó la jurisprudencia para garantizar, por lo menos para el 2019, la aplicación de las reglas de operación para el caso de las estancias infantiles como fue aprobado para el presente ejercicio fiscal. La consolidación de la institucionalidad es precisamente fortalecer los organismos públicos para garantizar servicios de calidad a los usuarios.
Si existió o existe corrupción en las instituciones, el gobierno tiene la facultad de iniciar los procesos penales y administrativos correspondientes. Sin embargo, estamos observando que la presunción de culpabilidad corrupta se limita a la denuncia mediática sin procedimientos formales para su combate. Inclusive en esta administración se ha puesto en libertad figuras de gran iconografía corrupta de los sexenios pasados como son la maestra Elba Esther Gordillo y el ex gobernador de Tabasco Andrés Granier Melo. Así como van las excarcelaciones pronto verían libres Borge o Javier Duarte.
Caso especial debe merecer la suspensión definitiva de la orden de aprehensión contra Emilio Lozaya que apuntaba un tiro directo a la cabeza del régimen de Enrique Peña Nieto. Un juez federal le concedió la suspensión ante la incapacidad de la Fiscalía General de la Federación de sostener, en el informe que debió presentar ante la instancia judicial, los elementos que fundamentaban y motivaban la acción de la autoridad. El anuncio de la orden de aprehensión se da justo días antes de la elección, por lo cual queda en la sospecha su valor electoral en el juego de percepciones políticas.
Ahora se dice que los negociadores ante la crisis diplomática suscitada por el anuncio de Donald Trump de imponer aranceles por la falta de México en el control de las caravanas migrantes lograron una gran victoria, que se salió de este proceso con la dignidad en alto.
No obstante, el mismo presidente Andrés Manuel López Obrador insiste en que México cumplirá los compromisos migratorios contraídos en este nuevo acuerdo entre ambas naciones. Lo que se sabe es que la Guardia Nacional tendrá una presencia activa en la frontera sur de México, lo que grupos pro derechos humanos de los migrantes consideran una posible violación y abuso de las autoridades contra este importante sector social vulnerable.
En materia de Derechos Humanos, tampoco el gobierno de López Obrador sale bien librado. En la semana pasada cuando se presentó el informe de actividades del presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos no acudió, como si lo han hecho los anteriores presidentes de la república. En las palabras de Luis Raúl González Pérez, presidente de la CNDH. la actual administración vulneró los derechos humanos de los pacientes con la escasez de medicamentos y en los efectos de la austeridad republicana que afectó la operación de los hospitales públicos federales. Una situación que, en Mi Punto de Vista, a lo largo de los últimos tres meses hemos señalado con mucha precisión y oportunidad. Los testimonios y comentarios en las redes sociales son claros indicios de las penurias que han pasado los pacientes de estado de salud concurrentes que no cuentan con los medicamentos para aliviar los síntomas de su enfermedad.
La gasolina no baja, al contrario, no solo sube, sino que también se eliminan los subsidios para disminuir el impacto económico a las familias mexicanas. Con ello se sigue vulnerando el poder adquisitivo de los mexicanos. Por las decisiones de este gobierno las calificadoras de crédito le bajan a PEMEX su apreciación y ponen con ello el peligro para la inversión y por consecuencia su capacidad de renegociar su deuda.
Cuando la preocupación internacional es considerar la importancia de la ecología y de las energías renovables, este gobierno le sigue apostando a la refinación del petróleo. Además, sus obras no cuentan con los estudios ambientales que por ley debe realizarse antes de iniciar su construcción. Es por ello de que un juez federal canceló de manera definitiva la construcción del aeropuerto de Santa Lucía hasta la realización y presentación de los estudios de impacto ambiental y de afectación de patrimonio cultural.
En materia de seguridad no hay ninguna duda que el presidente tiene “otros datos” cuando Jorge Ramos exhibe que las muertes en México están aumentado.
Ante este panorama que sufrimos los mexicanos si fuese cuestionado muy seguramente el presidente Andrés Manuel López Obrador se justificará con que él tiene “otros datos”. Datos que no coinciden con la realidad que viven los mexicanos. Para el presidente no existió ningún problema en salud, por ejemplo, cuando faltaron los medicamentos. Considera que el pueblo está con él en su cruzada en favor del combate de la “maldita corrupción”.
Sin embargo, ante los resultados de elección del pasado domingo deberían abrir los ojos para darse cuenta, a pesar de haber ganado las gobernaturas en competencia electoral, que el nivel de votación de MORENA ha bajado.
Pero claro… el presidente tiene “otros datos”.

A %d blogueros les gusta esto: