El pasado 15 de julio se dio a conocer por la SEGEY un calendario de actividades para el reinicio de clases que determinaba que el pasado 20 de julio con el trabajo de supervisores, y posteriormente directores en juntas preparatorias por empezar, desde el día de ayer, con el Taller de Capacitación Intensivo y el Consejo Técnico Escolar, con los preparativos para el inicio del curso escolar 2020-2021 que arrancaría con clases el 31 de agosto.

Sin embargo, en un giro inexplicable, el día de hoy por la tarde, se dio a conocer en las redes sociales un oficio firmado por Loreto Villanueva, titular de la secretaría de educación en la entidad, para POSPONER HASTA NUEVO AVISO los trabajos que ya habían empezado. En su justificación afirma “Con esta medida se pretende mantener las medidas de distanciamiento social para evitar la propagación del COVID-19

Una situación que sorprende y, al mismo tiempo, inexplicable ya que hasta donde se conoce NO EXISTE NINGUNA ESCUELA QUE ESTE REUNIDA DE MANERA PRESENCIAL para desarrollar esas actividades. Los maestros están ahora trabajando a distancia con el uso de herramientas de videoconferencias desde Google Meet, Zoom, Skype y WhatsApp.

Entonces ¿cómo entender la justificación?

Hace unos días se observaba que en la SEP a nivel federal se carecía de una estrategia para afrontar las nuevas circunstancias. Algunos maestros, en las redes sociales, cuestionaron el dicho manifestando una esperanza de que al inicio de esta semana se contaría con información oficial.

Recordemos que al finalizar el curso pasado se había establecido un curso remedial para compensar la suspensión abrupta de las clases presenciales. Sin embargo, durante los primeros días de trabajo magisterial, no se había vuelto hablar ni del contenido ni de la estrategia para llevar a cabo estos trabajos académicos.

Tampoco se cuenta con los elementos programáticos de las nuevas asignaturas que se han anunciado para reforzar desde la vida escolar los cambios de hábito saludables para enfrentar esta contingencia sanitaria.

Tal vez el tiempo le ha alcanzado a la SEP y no se cuenta con los elementos necesarios para empezar en el contexto actual, que es diferente a lo que se había programado. Solo así puede entenderse lo que está sucediendo. A menos, que hoy la SEGEY haya encontrado que las actividades en línea son igualmente medios para propagar el contagio.