Estas nuevas pantallas ofrecerán imágenes detalladas y realistas, una mejora para los dispositivos VR y AR

 

NOTIPRESS.- Investigadores de la Universidad de Stanford en colaboración con la Universidad Hanyang, en Corea del Sur y Samsung Electronics desarrollaron una nueva pantalla con tecnología OLED de ultra alta resolución que podría ser usada en dispositivos de tecnología de realidad virtual (VR) o aumentada (AR).

La tecnología de diodo orgánico de emisión de luz (OLED por sus siglas en inglés), como menciona su nombre, tiene componentes orgánicos a diferencia de la tecnología LED, además de ser más flexible, económico y de menor consumo comparado con pantallas de plasma o LCD. El avance para desarrollar pantallas de alta densidad de píxeles inició con las investigaciones del científico Mark Brongersma, profesor de ciencia e ingeniería de materiales en Stanford, con el fin de crear un panel solar ultraligero; sin embargo, colaboró con Won-Jae Joo, científico del Instituto de Tecnología Avanzada de Samsung (SAIT) y así utilizar sus estudios en el desarrollo de la pantalla.

Derivado de las investigaciones de Brongersma en el panel solar, existe la ventaja de utilizar nanotecnología, capaz de integrarse en la pantalla como una metasuperficie óptica, una capa base de metal reflectante con corrugaciones a una escala nanométrica. Es mediante la metasuperficie que los colores resuenan en los píxeles al manipular la luz de forma que se extrae la luz efectiva de los OLED fácilmente.

“Hemos aprovechado el hecho de que, en la nanoescala, la luz puede fluir alrededor de objetos como el agua”, declaró Brongersma, “el campo de la fotónica a nanoescala sigue trayendo nuevas sorpresas y ahora estamos comenzando a impactar tecnologías reales. Nuestros diseños funcionaron muy bien para las células solares y ahora tenemos la oportunidad de impactar en las pantallas de la próxima generación”.

Fue en pruebas de laboratorio exitosas que el equipo produjo píxeles de prueba de concepto en miniatura, éstos tenían mayor pureza de color y un aumento doble en la eficiencia de la luminiscencia, así como una densidad de píxeles ultra alta de 10 mil píxeles por pulgada (PPI), a diferencia de televisores OLED blancos con filtro de color, una de las dos tecnologías OLED disponibles en el mercado actualmente.

Esta densidad de 10 mil PPI resalta en la resolución de lo que podrían ser los nuevos dispositivos, en los más recientes smartphones es de 400 a 500 PPI, y es debido a esta resolución que se mostrarán imágenes con detalles realistas, volviendo una mejor y más inmersiva experiencia los dispositivos de VR y AR. Aún falta integrar por completo esta tecnología a grandes pantallas pero de eso ya se están encargando los laboratorios de Samsung.