El diseño de este dispositivo permitiría la localización submarina sin uso de baterías, a diferencia de los sistemas sonar

 

NOTIPRESS.- Investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) desarrollaron una especie de GPS submarino para mapear el fondo océanico. El dispositivo bautizado como Localización subacuática de retrodispersión (o UBL, por sus siglas en inglés) es una solución a la imposibilidad de utilizar sistemas GPS bajo el agua y una alternativa a los sistemas sonar o de navegación por sonido, que requieren el uso de batería y consumen mucha energía. Aunque el desarrollo aún se encuentra en la fase de prueba de concepto y el equipo desarrollador cuenta con un dispositivo capaz de alcanzar distancias de cincuenta centímetros, el objetivo de los investigadores es incrementar este rango y, en última instancia, crear un sistema de navegación capaz de permitir a vehículos autónomos trazar un mapa del fondo del océano.

Según el estudio publicado en la revista Association of Computing Machinery, el sistema de navegación submarina de los científicos del MIT utiliza sonido en lugar de baterías para moverse, mediante un patrón bidireccional con el cual el UBL puede moverse bajo el agua. Por esto, UBL es especialmente útil para usarse dispositivos pequeños, como los que siguen animales bajo el agua.

Para conseguir esto, el equipo utilizó sensores piezoeléctricos –cuyos materiales generan una carga eléctrica bajo estrés mecánico, tal como estar sometido a ondas de sonido– para reflejar selectivamente las ondas sonoras del entorno como retrodispersión. Al mismo tiempo, el dispositivos utiliza las propias ondas sonoras con el fin de obtener energía. Las ondas sonoras captadas por el receptor se traducen a un patrón binario, donde uno representa las ondas sonoras reflejadas y cero las no reflejadas. Esta señal binaria es posteriormente usada por el sistema UBL con la finalidad de identificar una ubicación fija al cronometrar el tiempo que una onda de sonido tarda en reflejarse y retornar a la unidad de observación.

Debido a las complicaciones implicadas en este sistema como tal, particularmente en aguas poco profundas, por el patrón complejo de las señales rebotando en el fondo del océano, los investigadores complementaron su diseño con un sistema de salto de frecuencia, donde las señales de diferentes frecuencias se envían siguiendo un patrón y regresan en diferentes momentos. Con los datos de tiempo y fase resultantes, se obtiene una solución de ubicación más específica.

A la fecha, diversos científicos señalan los múltiples retos de la investigación oceánica, con vasta parte de ellos aún sin explorar y con muchos misterios aún escondidos, como revela el reciente descubrimiento de un nuevo arrecife de coral, más grande que el Empire State Building, en la Gran barrera de coral, en Australia, el primero en descubrirse en más de un siglo. También destaca el descubrimiento en el mar abisal cerca de California de peces capaces de absorber más del 99% de la luz con su piel.

Inventos como este nuevo sistema de localización submarina, desarrollado por investigadores del MIT, podría ayudar en un futuro cercano, a dar nuevos pasos adelante en el descubrimiento de los múltiples secretos ocultos en el océano más allá de las orillas, a través de un método más eficiente para el mapeo del fondo oceánico.