Aplicarán estudio a 30 mil hogares 

 

Mérida, Yucatán, a 12 de enero de 2021.- Investigadores de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), en colaboración con la Universidad de Emory, desarrollan un método innovador para el control del mosquito Aedes aegypti transmisor de las enfermedades dengue, chikungunya y Zika, que será estudiado en 30 mil hogares yucatecos. 

La profesora investigadora del Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi” de la UADY, Norma Pavía Ruz, explicó que en los hogares seleccionados se aplicará el rociado residual de insecticida dirigido en interiores (TIRS, por sus siglas en inglés Targeted Indoor Residual Spraying), con el fin de controlar a los mosquitos en los sitios donde reposan, como paredes bajas, debajo de los muebles y en superficies oscuras. 

“El TIRS impulsa un cambio de paradigma en el control del mosquito Aedes aegypti que considera su comportamiento para guiar de manera más eficiente las aplicaciones de insecticidas residuales y apoyar el control preventivo del dengue, chikungunya y zika”, puntualizó. 

Subrayó que el producto utilizado, es recomendado por la Secretaría de Salud, y seguro para las personas, sus mascotas y plantas. Una aplicación TIRS dura aproximadamente 15 minutos y protege la vivienda de seis a siete meses, por lo que, con una sola aplicación al año antes de la temporada de lluvias, se controla la presencia del mosquito dentro de las viviendas. 

Pavía Ruz indicó que la ciudad de Mérida fue seleccionada para este proyecto donde más de 30 mil hogares de 51 colonias, se enrolarán para participar en el estudio. De éstas, se escogerá al 50 por ciento para la aplicación del TIRS, asimismo, el 10 por ciento de las viviendas participantes serán seleccionadas para capturar mosquitos en su interior. En el estudio, cuatro mil 600 niños y adolescentes de entre dos y 15 años serán elegidos para un diagnóstico y seguimiento de casos. 

En tal sentido, dijo que el proyecto consta de tres etapas, en la primera se avisará a los propietarios de las viviendas que fueron seleccionadas al azar, se les entregará un cuestionario en el cual, se les explica todo el proyecto y al final lo firmaran de consentimiento. La investigadora mencionó que contarán con el apoyo del personal de los Servicios de Salud de Yucatán (SSY) quienes participarán en todas las etapas, y también es del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades ( CENAPRECE) de la Secretaría de Salud Federal . 

La primera etapa inició en octubre, en 51 colonias entre ellas Porvenir, Juan Pablo II, Centro, Vergel I-II, Melchor Ocampo, Melitón Salazar, Mercedes Barrera, Emilio Portes G, Salvador Alvarado Oriente, Emiliano Zapata Oriente, Chichen Itza, Mulsay, Nueva Mulsay, Dolores Otero, Nueva Miguel Hidalgo, Bojórquez, Xoclan, Reparto Granjas, Morelos Oriente, Fransisco Villa Oriente, Nueva Mayapán, Garcia Gineres, Cuahtemoc Kanasín, Xelpac Kanasín , por citar algunas. Durante la segunda parte, abundó, se eligen a los niños y adolescentes, de tal manera que en las casas que tengan niños y cumplan con los criterios de inclusión, se obtendrá el consentimiento durante este mes de diciembre y enero de 2021. 

“Diez equipos formados por una enfermera y un científico social, llevarán a cabo visitas de bienestar a todos los niños inscritos una vez por semana, con el objetivo de identificar cualquier caso probable de enfermedad, además, las enfermeras llamarán a los padres de los niños 

inscritos regularmente, para verificar la aparición de cualquier síntoma, y si es necesario canalizarlos al área correspondiente”, informó. 

La investigadora comentó que la última etapa consiste, en que brigadas de la Unidad de Bioensayos Entomológicas de la UADY (UCBE-UADY) y personal de los SSY llevarán a cabo la aplicación de insecticida en los sitios donde los mosquitos reposan en las viviendas seleccionadas de mayo a junio del año en curso. 

Pavía Ruz resaltó que el monitoreo activo de la reducción de mosquitos y las enfermedades asociadas a éstos como Dengue, Chikunguya y Zika, se realizará visitando los hogares y con contacto telefónico antes y después de cada temporada de transmisión, por cuatro años. 

En este estudio también participan otros investigadores, entre los que destacan Pablo Manrique Saide (UCBE-UADY), Gonzalo Vázquez-Prokopec (Universidad de Emory), Hector Gómez-Dantés (Instituto Nacional de Salud Pública), Ira Longini (Universidad de Florida) y Elizabeth Halloran (Universidad de Washington). 

Los resultados de este estudio, apoyado por el National Institutes of Health (NIH) de los EUA, proporcionarán pruebas epidemiológicas de la eficacia de TIRS en la reducción de la enfermedad y la infección de las enfermedades antes mencionadas. 

 

 

 

Boletín de prensa