Ofrecen una mirada diferente al turismo de playa  

 

Mérida, Yucatán, a 22 de febrero 2021.- Investigaciones recientes sobre la evolución turística en Yucatán, señalaron que en las últimas cuatro décadas la Península ha vivido grandes transformaciones, en las que Cancún representó el primer experimento del Estado mexicano sobre grandes proyectos de turismo masivo de playa.   

Experta en turismo y profesora de la Universidad de California en San Diego, Matilde Córdoba Azcarate plasmó esta investigación en el libro titulado “Stuck with tourism” (Apegados al turismo), el cual está basado en estudios realizados en Cancún y Celestún, que se han integrado al mercado turístico imprimiendo nuevos significados y valoraciones a su patrimonio tanto natural como cultural.   

En el marco del Seminario de turismo, espacio y bienes comunes, organizado por la Facultad de Ciencias Antropológicas de la UADY, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Universidad de Angers y el Centro de Estudios Mexicanos y Centroamericanos (CEMCA), Córdoba Azcarate impartió la conferencia “Espacialización de los comunes, enredos morales y la lógica de extracción turística en Yucatán”, donde presentó resultados de su investigación.   

Durante la charla, comparó y contrastó las formas en las que el Estado se ha apropiado de tres comunes: las playas públicas, un pasado revolucionario y el “ser Maya” (identidad), así como las formas en las que los habitantes de la región describen sentirse apegados a los turismos de masas y alternativos en la región.    

“La comunidad ha aceptado la forma de pertenencia del turismo como necesaria, inevitable, efectiva y hasta positiva, pues gracias al turismo cuentan con trabajo, esperanza, educación e infraestructura”, agregó.   

Asimismo, recalcó que el problema de la falta de oportunidades de empleo era un factor detonante, pues el trabajo con el que contaban no garantizaba la subsistencia familiar, por lo cual, los pobladores en edad productiva se veían obligados a dejar sus lugares de origen.   

Todo esto conforma un escenario complejo que impone un gran reto a los investigadores interesados en estudiar, explicar e interpretar las condiciones y la dinámica de la sociedad en que vivimos.   

En ese sentido, dijo, el turismo es sin duda un tema obligado y omnipresente como una importante fuerza de la globalización, que refiere a múltiples procesos tanto de desarrollo económico y dependencia, como de cambio social y cultural.    

Córdoba Azcarate agregó que el estudio de los fenómenos turísticos ofrece la oportunidad para la comprensión de procesos complejos relacionados con las políticas de desarrollo, la formación de nuevas territorialidades y formas identitarias.  

De igual modo, señaló que permite entender la relación entre lo local y lo global, es decir, grupos locales en un contexto de configuraciones globales y la globalización vista desde las localidades, y la relación que entrañan esos dos niveles.  

 

 

 

Boletín de prensa