Cuáles son los riesgos de que China domine gran parte de las tierras raras y materiales críticos

 

NOTIPRESS.- Países occidentales están preocupados por la dependencia de China en el suministro de elementos de tierras raras, metales y minerales escasos que son esenciales para la fabricación de baterías, automóviles eléctricos, satélites, armas, turbinas eólicas y paneles solares.

China posee más del 85 por ciento de las tierras raras del mundo y es el hogar de aproximadamente dos tercios del suministro mundial de metales y minerales escasos. Por ejemplo, tiene el control del barítono y el antimonio, según el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS, por sus siglas en inglés).

Según el CSIS, el país asiático domina la fabricación de energía solar fotovoltaica, ya que cuenta con más del 90 por ciento de la capacidad de fabricación de paneles alrededor del mundo. Además, China tiene la mayor participación de la capacidad mundial para componentes clave utilizados en la fabricación de baterías de iones de litio y el 80 por ciento de la capacidad mundial de fabricación de células de baterías.

El nombre de tierras raras puede ser una denominación confusa por pensarse que son materiales, escasos o difíciles de extraer. Sin embargo, esto no es así, pues la mayoría de los materiales son abundantes, pero su nombre está relacionado a la pureza en la que se encuentra en el planeta.

Su proceso para obtener los materiales en bruto es peligroso, debido a que incluyen hasta baños de ácido o están combinados con materiales altamente contaminantes o radiactivos. Por esa razón, en países donde se encuentran no es fácil de procesar de manera extensiva, una actividad que China puede hacer sin ninguna dificultad en las llamadas tierras raras.

Ante esta situación, Estados Unidos señaló recientemente que busca reconstruir su cadena de suministro de metales raros para reducir su dependencia con China sobre estos minerales críticos. Los metales de tierras raras alimentan industrias muy importantes para el territorio estadounidense, entre ellas, la aviación, militares, componentes electrónicos y automóviles.

Diversos analistas explican que Estados Unidos está tratando de controlar mejor su suministro de minerales críticos, incluidas las tierras raras. El país dirigido por Joe Biden controla el 10 por ciento de la producción de tierras raras, pero solía tener una mayor participación antes de la Guerra Comercial con China.

Por ahora, China parece reconocer que tiene una importante participación en sus cadenas de suministro de metales críticos como una forma de palanca geopolítica para ejercer presión a otras naciones. En consecuencia, la Unión Europea y Estados Unidos podrían buscar la participación de países como Malasia o Japón para proveerse de cualquier material crítico que necesite para no depender de China.