Te decimos cómo guiarlos desde el cochinito, a la apertura de Afores y cuentas de ahorro.

Ciudad de México, 29 de abril de 2021.- En nuestra sociedad, hablar de dinero con los niños es visto como algo innecesario y si se tiene, se opta simplemente por brindárselo cuando lo piden o negárselo cuando escasea. Sin embargo, de acuerdo con expertos en pedagogía, se hace necesario tener charlas con los pequeños en torno al buen manejo de este recurso, debido a que podrían llegar a percibirlo como algo que no tiene límite o que escapa a su control, según las circunstancias.
Esta postura de evitar hablar de dinero con los menores podría llevarlos a ser adultos poco administrados, así que, los expertos en finanzas personales, aconsejan iniciar las charlas con los niños y niñas a partir de los seis años de edad, que es cuando aprenden a sumar y restar, el tópico ideal en esta etapa es el ahorro.
“En cuanto a temas de adeudos, hipotecas, préstamos, etcétera, es conveniente informarlos a una edad más avanzada, digamos que a partir de los 14 años, ya que ellos son capaces de percibir cuando algo se les oculta y ocasionarles problemas de ansiedad por creer que quizá es algo mucho más grave; de modo que hay que ser transparentes con ellos”, explican los expertos del programa de educación financiera y negocios, “Aprende y Crece” de Banco Azteca.
Con esto en mente, comienza a enseñarles acerca del concepto más básico, que es el ahorro. Así fortalecerás las bases sobre las que construyan su independencia financiera en el futuro. Comparte con ellos las siguientes claves para ayudarlos a convertirse en unos mini ahorradores en crecimiento.

Enséñales a ser perseverantes
Éste es un excelente punto de partida. Alcanzar una meta implica esfuerzo, dedicación, tiempo invertido. La frase de que “Roma no se hizo en un día” resume siglos de impartir la misma lección: la paciencia y el trabajo constante edifican el éxito.

Hazles ver el resultado de sus esfuerzos
“Aprende y Crece” sugiere que se comience a dar una mesada a partir de los 6 ó 7 años de edad bajo una dinámica de buen desempeño escolar, comportamiento o tareas de casa, incluso, puede ser algo simbólico, no necesariamente monetario. Posteriormente, implementar el dinero siempre y cuando esté sujeto al ahorro.

Ayúdales a llenar su primera alcancía
“Alimentar el cochinito” es elemental para que los mini ahorradores de 7 años en adelante materialicen su aprendizaje. Es importante acompañarlos en este proceso para inculcar disciplina y reconocer el valor del esfuerzo. Recuerda que las metas son un gran incentivo.
Deja que ellos definan un objetivo a corto y luego a largo plazo. Cuando esté lleno, llévalos al banco.

Abre su primera cuenta de ahorro y hasta su Afore.
Los expertos sugieren que a partir de los 11 años es un buen momento para abrir una cuenta de ahorro. Los bancos serán terreno desconocido para ellos, pero la expedición puede traer grandes recompensas. Haz que pierdan el miedo y visita con ellos una sucursal para ganar confianza. Este acontecimiento, en palabras de la CONDUSEF, es un detonador de inclusión y educación financiera. 

Algunas opciones para iniciar con el ahorro:
● Guardadito Kids. Es una cuenta de ahorro de Banco Azteca, destinada solo a los niños, les permite fomentar este hábito con el respaldo de una institución sólida. El monto mínimo de apertura es de un peso y no se cobran comisiones por manejo de cuenta. Infórmate más en la página principal de esta institución financiera o bien, lee junto con tus pequeños
en el apartado de Chiquifinanzas.
● Afore Niños. La Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) permite solicitar una Afore para menores, que es una cuenta a su nombre que funciona a manera de ahorro a mediano y largo plazo. Actualmente, hay 8 afores que ofrecen opciones para los menores. Al llegar a la mayoría de edad, el monto total se transfiere a su cuenta individual. Tanto los niños como sus padres o tutores podrán aportar dinero a la cuenta y, de esta forma, aumentar el ahorro.
Poner en práctica estas sugerencias ayudarán a tus pequeños a que en su edad adulta tengan mayor conocimiento y control de sus recursos y probablemente, les evitará enfrentarse a dificultades inancieras. 

Adicionalmente, si tú también entras a una dinámica de ahorro y les informas cómo avanzas en ella, verás doble beneficio, así que, aprende con ellos y crezcan juntos.

 

 

 

Boletín de prensa