Con la tecnología actual, puede reducirse la emisión de metano en un 45% para 2030

 

NOTIPRESS.- La Organización de las Naciones Unidas (ONU) alertó la disminución urgente de emisiones de metano a la atmósfera es indispensable para combatir el cambio climático. Ello, de acuerdo con un reporte publicado el 6 de mayo de 2021 por la Coalición para el clima y el aire limpio de la ONU.

Afirma el estudio, priorizar el metano es la estrategias más efectivas, en términos de costos y tiempo, para prevenir un aumento de la temperatura promedio de la tierra de 1.5 grados. Acciones disponibles actualmente podrían reducir estas emisiones en un 45%, 180 millones de toneladas anuales, para 2030. A su vez, evitar un aumento esperado de 0.3ºC parar 2040 en la temperatura promedio de la tierra.

Inger Andersen, directora ejecutiva del programa de medio ambiente de la ONU, aseguró en dicho reporte “no podemos lograr los Acuerdos de París sin inmediatamente reducir el metano al tiempo que el dióxido de carbono y otras emisiones. Esta reducción podría incrementar el rendimiento de las cosechas mundiales en 26 millones de toneladas al año”.

El metano es una partícula de efecto invernadero 10 veces más poderosa que el dióxido de carbono, a pesar de tener un tiempo de vida más corto. Es la segunda sustancia que más aporta al cambio climático además de contribuir a la formación de ozono a nivel de suelo, provocando mil 430 muertes prematuras al año y 145 mil toneladas de cultivos perdidos.

Por otra parte, el estudio reveló que el 95% de las emisiones de metano se originan de tres actividades: la quema de combustibles fósiles (35%), la agricultura (40%) y los desechos (20%). En particular, estas son la extracción de gas y petróleo, la minería, la ganadería, la fermentación y el cultivo del arroz. El estudio apunta, al menos el 60% de la meta de mitigación (70 millones de toneladas anuales) conllevará costos por debajo de los 600 dólares por tonelada.

Según fue definido por el Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en 1992 y consignado en los Acuerdos de Paris, es indispensable mantener el calentamiento global por debajo de 1.5ºC para evitar un punto sin retorno. Si bien, la atención está dirigida al mayor contaminante, el dióxido de carbono, un nuevo estudio de la ONU apunta a la importancia de atender las emisiones de metano.