Programas de la UADY ofrecen estrategias de prevención  

 

Mérida, Yucatán, a 19 de mayo de 2021.- Con acciones que fomentan cambios de actitudes, conductas, prácticas y creencias para desarticular las desigualdades y violencia de género, la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) promueve en toda su comunidad nuevas formas de convivencia, sostuvieron las personas participantes en la mesa panel “Buenas prácticas hacia el camino de la paz”.  

En el marco del Primer Seminario de Cultura de Paz “Una construcción desde la educación”, la responsable del Programa Institucional de Igualdad de Género (Progénero), Leticia Paredes Guerrero, destacó que estas prácticas son acciones que cumplen el objetivo de modificar, desarticular o erradicar las desigualdades entre hombres y mujeres.  

Apuntó que existen son cuatro los principales componentes en una buena práctica de género, a saber: Detección de problemáticas de desigualdad de género a partir de investigaciones diagnósticas; implementación de acciones que atiendan las problemáticas detectadas; resultados obtenidos a favor de la igualdad de género; y la revisión de las lecciones aprendidas.  

Informó que desde el año 2011 hasta el 2020, Progénero ha realizado al menos seis investigaciones diagnósticas, las cuales han sido sobre brechas de género, mediciones de la presencia de equidad y derechos humanos, acoso y hostigamiento, así como las experiencias de los estudiantes en esos temas, entre otros.  

Agregó que se han implementado diplomados, asignaturas libres, certificaciones, talleres, conferencias, seminarios y cursos, además de haber contribuido en la actualización de documentos claves de la UADY para incluir la perspectiva de género, como sucedió con el Plan de Desarrollo Institucional y las agendas estratégicas del rector.  

Por su parte, la secretaria técnica del Protocolo para la Prevención, Atención y Sanción de la Violencia de Género, Discriminación, Hostigamiento, Acoso y Abuso Sexuales, Minerva Zapata Denis, habló sobre este instrumento y cómo se ha puesto en funcionamiento en la comunidad universitaria.  

Recordó que el objetivo es establecer de manera clara y operante el marco de referencia, los mecanismos y procedimientos para la prevención, atención y sanción de los casos de violencia de género, discriminación, hostigamiento, acoso y abuso sexuales, que contribuyan al desarrollo de una cultura de prevención y denuncia.  

Destacó que el Protocolo cuenta con diversas fortalezas como estar enmarcado en principios de los derechos humanos, que garantizan el respeto de las partes; la atención interdisciplinaria a los problemas; el seguimiento hasta por tres meses a las resoluciones; la intervención de especialistas en perspectiva de género; y la inclusión de un apartado sobre violencia digital.  

Por último, se recordó que la Facultad de Psicología cuenta con la Unidad Universitaria de Clínica e Investigación Victimológica (Univict), en donde se buscan intervenciones respetuosas, dignificantes y reparadoras ante situaciones de violencia de género.  

Además, cuenta con un modelo de atención a víctimas y en primeros auxilios psicológicos e intervención en crisis, donde se brinda ayuda especializada, acompañamiento para juicios orales, preparación para denuncias, terapia y orientación a personas que participan en el sistema de procuración y administración de justicia. 

 

 

 

Boletín de prensa