Limpieza de restos de satélites y otros metales, las tareas prinicpales

 

NOTIPRESS.- Científicos lograron probar un nuevo mecanismo para recolectar desperdicios y otros objetos flotantes en el espacio por medio de unas pinzas con adherente no pegajoso. Basadas en la textura de las patas de los reptiles, este sistema, llamado “gecko gripper“, pretende capturar basura espacial que va desde pequeños metales hasta satélites desaparecidos. El mecanismo es óptimo para usarse en el espacio debido a no necesitar de una fuerza complementaria para arrastrar objetos, sino sólo halar en la dirección adecuada estos.

Investigadores de la Universidad de Stanford decidieron desarrollar un mecanismo eficiente para limpiar la basura espacial en la órbita terrestre. De esta manera, equiparon la Estación Espacial Internacional (ISS, por sus siglas en inglés) con el “gecko gripper“, el cual fue probado con éxito. Además de la recolección de escombros, estas pinzas pueden ser útiles para el mantenimiento de la ISS y otras tareas donde se necesite capturar un objeto flotante.

La textura es muy fina para ver, si se mirara bajo un microscopio, se vería un bosque de pequeñas cuñas afiladas“, detalló el profesor de ingeniería mecánica Mark Cutkosky, quien desarrolló el proyecto. Ello permite a las pinzas sujetar objetos de manera efectiva sin la necesidad de ser pegajoso, lo cual otorga mayor control en la manipulación de la basura espacial.

Para la prueba espacial del “gecko gripper“, Tony Chen, del Laboratorio de Biomimética y Manipulación Diestra, y Abhishek Cauligi, un del Laboratorio de Sistemas Autónomos, establecieron el control desde la Tierra. En el laboratorio Pavone, ambos científicos se comunicaron con la NASA a través de retroalimentación de video en vivo para la manipulación de las pinzas. La prueba incluyó recolección de objetos de manera manual para medir la fuerza necesaria en las tareas de llevar un objeto de un lado a otro.

Anterior a la prueba, Chen y Cauligi sometieron a las pinzas a radiación y temperaturas extremas en el vacío, además de establecer una conexión segura desde la Tierra con la ISS. La pinza fue enviada desde 2019 y en abril de 2021 fue cuidadosamente dispuesta en uno de los robots Astrobee de vuelo libre de la estación. De esta manera, también pudieron comprobar el funcionamiento del “gecko gripper” en un entorno de microgravedad y la manipulación a distancia.

Los científicos esperan, la tecnología usada en estas pinzas ayude a los astronautas a desarrollar nuevas herramientas para manipular objetos en el espacio. Las pruebas del “gecko gripper” resultaron exitosas y de esta manera los investigadores planean adjudicarle nuevas misiones en torno a la recolección de basura espacial.