Los responsables han recaído en objetivos cibernéticos en Rusia

 

NOTIPRESS.- Por medio de agencias de inteligencia para espiar a criminales extranjeros, el presidente Joe Biden, pretende atender la problemática de los ataques de ransomware, de acuerdo con el diario británico The Guardian. Funcionarios estadounidenses señalaron anteriormente, los ataques criminales de ransomware, se han convertido en una fuente importante de daño económico a lo largo de 2021. Todo esto, debido a la interrupción del suministro de carne JBS, el cual se encarga de abastecer a casi todo el país y el hackeo al oleoducto, Colonial Pipeline.

Dichos señalamientos de responsabilidad han recaído en objetivos cibernéticos en Rusia y no es la primera vez que el gobierno estadounidense enfrenta una situación similar. En el año 2019, los ataques ransomware se dirigieron a hospitales y gobiernos locales, no obstante, seguirán siendo investigados por el FBI para un posible enjuiciamiento. La administración de Biden concentrará recursos de inteligencia para la ciberseguridad, así como ciberguerreros militares en operaciones que hasta el momento no son específicas. Por su parte, los ciberataques de ransomware aumentaron desde la llegada de Biden a la presidencia.

Anne Neuberger, asesora adjunta de Seguridad Nacional para tecnología cibernética y emergente de Estados Unidos, emitió una carta, donde señala a los líderes corporativos a mejorar sus defensas cibernéticas. Cabe destacar, los piratas informáticos entran en una red corporativa y bloquean los datos y exigiendo un pago para su liberación, incluso amenazan con publicar información en internet como consecuencia de no realizarse dicho pago. A su vez, expertos en ciberseguridad dicen que los ataques exitosos de ransomware a menudo se aprovechan de las empresas con ciberdefensas deficientes.

La Casa Blanca anunció por medio de un comunicado, pretende llegar a un acuerdo con el presidente de Rusia, Vladimir Putin, para que el país deje de albergar a piratas informáticos criminales. Del mismo modo, el gobierno ha lanzado una revisión estratégica rápida para abordar la amenaza, en ella se incluyen 4 líneas de esfuerzo.

Primero, consiste en la distribución de infraestructura ransomware y actores trabajadores en estrecha colaboración con el sector privado. Después, la construir una coalición internacional y responsabilizar a los países que alberguen a los agentes operadores, así como expandir el análisis de criptomonedas para encontrar y perseguir transacciones criminales. Esto se basa de acuerdo con la orden ejecutiva del presidente Biden sobre ciberseguridad, también el gobierno americano creó un conjunto de herramientas para orientar aún más a las organizaciones sobre cómo abordar las amenazas de ransomware.