La plataforma implementará un nuevo protocolo de sanciones para personalidades públicas

 

NOTIPRESS.- A través de un comunicado, la red social Facebook anunció que mantendrá la cuenta del expresidente estadounidense Donald Trump suspendida de la plataforma. Ello, durante un periodo de dos años, a vencer el 7 de enero de 2023; fecha tras la que se reevaluará la posibilidad de levantar la suspensión.

En un comunicado, aseguró la compañía de Mark Zuckerberg, la suspensión al expresidente no introducía un estándar y no estipulaba un periodo definido para levantar el castigo. Ello fue criticado por la junta de la empresa, la cual dictaminó que, contrario a las sanciones ya existentes, “no es apropiado para Facebook imponer penalidades indeterminadas y sin un estandar”.

Derivado de esta controversia, la plataforma social aplicará un nuevo protocolo diseñado para cuentas de figuras públicas en casos extraordinarios de violencia o agitación civil. Se aplicarán suspensiones de 1 mes, 6 meses, 1 año o 2 años (la pena máxima que recibió Trump), según la gravedad de la falta. Tras vencido el periodo, se evaluarán “factores externos”, incluyendo instancias de violencia, congregaciones y “otros marcadores de agitación civil”.

“Sabemos que la decisión tomada hoy será criticada por mucha gente en lados opuestos del espectro político, pero nuestro trabajo es tomar la decisión más proporcionada, justa y transparente posible”, explicó en un comunicado Nick Clegg, vicepresidente de asuntos globales en Facebook. Con esta acción, la plataforma manifiesta un patente interés por ejercer un mayor control sobre el discurso y la seguridad de la red.

Facebook, entre otras plataformas como Twitter, originalmente removieron el derecho de Donald Trump de publicar en sus redes tras los disturbios del 6 de enero de 2021. Acusaron al exmandatario republicano de incitar el episodio violento al negar repetidamente su derrota en los comicios electorales de noviembre 2022Durante dicho día, manifestantes entraron con violencia al capitolio estadounidense, pretendiendo interrumpir el proceso de ratificación de Joe Biden como presidente electo.