El dinero digital es un token, una representación de un valor

 

NOTIPRESS.- Desde los inmuebles, petróleo, las cabezas de ganado y los cereales, la manera de invertir está cambiando radicalmente con la tokenización. Un reporte de Deloitte establece, el acto de tokenizar activos está transformando muchas industrias, en particular la financiera, y aquellos que no estén preparados corren el riesgo de quedar al margen. Asimismo, un informe de Tokenization Market afirma, las empresas B2B que adoptaron la tokenización invirtieron 1.9 mil millones de dólares en 2020. De igual manera, para 2025 se espera, este mercado tenga una inversión de 4.8 mil millones de dólares.

 

En este sentido, se podría decir, la tokenización es la representación de un activo tangible o intangible en un token digital. Un ejemplo simple: como una ficha de casino puede representar dinero, un token digital también puede representarlo. Asimismo, se trata de un activo digital el cual puede representar valores únicos e indivisibles como una obra de arte.

 

También puede representar varios valores idénticos, como puede ser un token digital que representa un dólar o un peso, tal como los que se ven en cualquier cuenta de homebanking. Esta simple afirmación encierra un mundo de posibilidades si se piensa en términos de qué tipo de valores hoy en día podrían ser tokenizados en la blockchain. Y, a su vez, cambiar su naturaleza indivisible por una más maleable y abrir el juego a una comercialización mucho más interesante.

 

La tokenización es un impulso insoslayable para la transformación digital de casi cualquier industria y, especialmente, de la financiera. En este sentido, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en su reporte de diciembre de 2020, señaló a las cadenas de bloques como el recurso clave para una mayor y mejor inserción de América Latina en los mercados globales.

 

¿Cuáles son las utilidades y los beneficios de la tokenización?

 

Divisibilidad: poniendo como ejemplo una factura, esta se puede representar digitalmente y dividir en cuántas veces el oferente lo desee. De esta forma, si elige colocar solo una porción de esta en el mercado es posible; es aplicable a todo tipo de título valor que pueda ser tokenizado.

 

Trazabilidad: otro caso con el que se puede agregar valor a un bien es cuando la producción y denominación de origen son clave para su apreciación. Por ejemplo, una botella de vino; el cuidado y la trazabilidad de su producción e industrialización son de suma importancia para el consumidor final.

 

Los productores vinícolas pueden ofrecer a sus clientes la tranquilidad de tener una herramienta digital para corroborar que se les está vendiendo un producto de primera calidad, certificado y único. Con un código QR, el consumidor puede tener visibilidad de todo el proceso que involucró la creación de ese vino hasta llegar, por ejemplo, a una góndola de supermercado.

 

Otro ejemplo interesante para explorar su uso es el de la plataforma Carnes Validadas, un desarrollo de Koibanx que cumple con el mismo objetivo. Con esta plataforma, el consumidor tendrá información desde cuándo nació un novillo, qué comió, cuándo se sacrificó, cuánto tardó en llegar a una góndola, entre otros.

 

 

Contratos inteligentes, lógica imparcial aplicada: un activo que es registrado en la blockchain se convierte en parte de un mundo donde los contratos inteligentes ayudan a mantener un orden programado. Estos contratos programan el orden desde su génesis, condiciones que permiten a dos o más partes mantener un acuerdo libre de manipulación hasta un simple error humano.

 

En otras palabras, lo que se acuerda transferir, cómo y cuándo es todo programable con un contrato inteligente aplicando la lógica. Para dar un ejemplo simple, se puede programar que, el primer día del mes, si en la cuenta X hay determinado monto de dinero, se liberen fondos para N cantidad de cuentas en concepto de honorarios para empleados. Este es un ejemplo sencillo que muestra cómo se utiliza la lógica al momento de hacer un movimiento en la blockchain.

 

Ahora, esto también se puede aplicar en relación con hitos, es decir, un monto de dinero puede ser liberado si y sólo si determinado suceso aconteció. Por ejemplo, si se estuviera construyendo un hospital, se puede liberar un fondo para comprar los materiales y pagar mano de obra para construir la etapa 1. Luego, se podría programar que se libere el segundo monto una vez que la primera se haya terminado. Este tipo de herramientas crean el espacio ideal para proyectos de crowdfunding, como, por ejemplo, Bitgive, una ONG recaudadora de fondos para varias causas benéficas.

 

¿Cómo es exactamente el proceso de tokenización?: Koibanx, por ejemplo, posee una plataforma modular de tokenización y de transaccionalidad de activos, según mencionan a NotiPress. Puntualmente, la tokenización se realiza a través de la creación de tokens registrados en la blockchain que representan un bien el cual su cliente desee reflejar de forma digital.

 

Una vez digitalizado, el bien puede moverse dentro del ecosistema de la plataforma, a costos mucho menores que si los transaccionales del sistema tradicional. Es decir, si alguien mueve dinero tokenizado en la plataforma de una cuenta a otra desde el mismo banco, lo que mueve es un token en la blockchain. Esto disminuye el tiempo de acreditación y los arqueos se pueden hacer en tiempo real junto con la disminución de costos transaccionales.

 

En el caso de querer pasarlo a un banco que no pertenece a esta red de tokens criptográficos, el activo digital es destruido y se realiza la transferencia por las vías tradicionales, junto con sus costos asociados. Por eso, los especialistas de Deloitte afirman que “la tokenización puede hacer la industria financiera más accesible, más barata, más simple y ágil”.

 

Todos los sectores que trabajan con valores se pueden beneficiar de la tokenización, el pionero natural es el sistema financiero. No obstante, cada vez se ven más implementaciones en otros sectores como los de consumo, energía, arte, agricultura, ganadería, inmobiliario, entre otros. Cualquier sistema que requiera de representar un activo de forma digital puede beneficiarse de la tokenización sobre una blockchain.