AMLO es un peligro… ¿hasta de su propia familia?

Algunos dicen que entre amigos no se debe hablar de política ni de religión. Pero ¿cuál sería la recomendación sobre el punto dentro del contexto familiar?

Más cuando se habla de una candidatura de un miembro de la familia. Y peor aún, cuando se trata de Andrés Manuel López Obrador, a quienes no faltan detractores que enaltecen su carácter mesiánico.

En estos días, a partir del hecho de que uno de sus hermanos ha manifestado abiertamente su simpatía por un candidato del PRI, el ex príista y ex perredista manifestó en el Facebook:

En la familia siempre hay alguien que desentona, que la gusta acomodarse, se dice en el argot en el hampa de la política, a colarse y son aspiricionistas, no tienen ideales, no tienen principios. Por eso yo ya no tengo esos hermanos”

Así de simple, por solo apoyar a un candidato de otro partido, Andrés Manuel López Obrador desconoce y repudia a su familia. Solo por pensar diferente, por no estar de acuerdo con otra persona para un puesto de gobierno, por no ser “borrego” en torno a su figura y lo que representa.

Si eso capaz de hacer con su propia sangre ¿qué no haría contra los que piensen diferente?

La situación familiar nos pone en contexto el peligro de su propuesta de gobierno y como trataría la diferencia política en un país que día a día rompe las hegemonías partidistas y políticas hacia un modelo de pluralismo político.

¿Pero que le podemos pedir al político tabasqueño que fue educado en la década de los 70 dentro de las estructuras del PRI hegemónico que tanto crítica?

Aquí solo se da sentido interpretativo de su afirmación. Las palabras fueron emitidas por AMLO, lo que podemos pensar de ellas y su repercusión dependen de la propia subjetividad de nosotros los ciudadanos y futuros votantes. No es una campaña en su contra. Es simplemente lo que nos deja saber, inferir y constatar de su propia conducta y de sus ideales

A %d blogueros les gusta esto: