Enrique Vidales 5 noviembre, 2017

Para el proceso electoral 2018 se contará por primera vez con la figura del candidato independiente. Para que un ciudadano pueda aparecer oficialmente en la boleta electoral el procedimiento exige primeramente expresar en carta ante el INE la intención de ser candidato independiente. Posteriormente se abre un periodo de tiempo para solicitar, dependiendo del cargo de elección, un número de firmas. Para el caso de la presidencia de la república se requiere de 866,593 firmas de apoyo distribuidos en por lo menos 17 entidades federativas.

A dos semanas de iniciar el proceso de relección de firmas, de los aspirantes a ser candidatos independientes, en el corte del 3 de noviembre la cuenta va: en primer lugar, Margarita Zavala con 53,734; le sigue el actual gobernador de Nuevo León Jaime Rodríguez Calderón alias “El Bronco” con 42,704; en tercer lugar, la aspirante indígena María de Jesús Patricia con 17,823; seguido por “el jaguar” Armando Río Pitter con 12,758; por último, el comunicador Pedro Ferriz de Con con 9,830.

Si consideramos los 120 días de periodo para este proceso, cada uno de los anteriores candidatos deben acumular por día 7,222 firmas de apoyo. Quien hubiese cumplido el parámetro debería de tener por lo menos 108,325. Por lo cual es más que claro que no se cumple con la meta y se vislumbra un panorama complicado para concretar la figura de la candidatura independiente. Margarita Zavala apenas llega al 50 por ciento de ese indicador.En este proceso se ha criticado la inoperancia de la aplicación que desarrollo la autoridad electoral para garantizar transparencia y claridad en la recolección de firmas de apoyo. El problema, dicen, se relaciona con las zonas del país donde no existe señal de Internet para conectarse a la base de datos del INE, como también, que no funciona correctamente en algunos equipos celulares. Especialmente el problema de la conectividad se presenta más con las comunidades indígenas lo que provoca el reforzamiento de la desigualdad a este sector vulnerable.

Pero también es necesario analizar para darnos cuenta la apatía reinante en el ciudadano en los temas de la política nacional. Al parecer la meta de recolectar casi un millón de firmas es imposible. La cantidad de firmas corresponde apenas al 1 por ciento del padrón electoral. Se debe entender que un candidato a la presidencia debe demostrar capacidad de operación social y política.

¿Cuántos mexicanos que han expresado su molestia contra los partidos políticos han dado ya su apoyo a alguno de los candidatos independientes?

Debemos reconocer que hay muchos que hablan, gritan, denostar y vociferan contra los partidos políticos, pero ante esta oportunidad de demostrar un compromiso democrático de impulsar una figura que cuestiona al sistema de partidos políticos queda inactiva.

Es claro que no hay más allá de la euforia mediática y escandalosa de la noticia política de algunas candidaturas independientes como sucedió con el caso de la renuncia al PAN de Margarita Zavala. Su postura no se ha traducido en un gran apoyo para lograr superar, como se podría suponer, las metas de recolección de firmas.

Como conclusión queda en entredicho la madurez política del mexicano. Ahora que tenemos la oportunidad para cuestionar una de las bases del sistema político mexicano estamos sumergidos en una inacción.

A %d blogueros les gusta esto: