Enrique Vidales 25 septiembre, 2015

La planeación de gobierno es un derecho de los ciudadanos que exige que la autoridad, que tendrá acceso a la administración de los recursos públicos, deberá ejecutarlos con racionalidad, fundamentado y motivado en las necesidades de los ciudadanos. Es por ello que los espacios que se abren para el sano debate y posterior decisión de las acciones y políticas públicas deben ser reconocidos por los ciudadanos con la participación activa.

En esta semana se ha llevado a cabo los trabajos del Consejo de Planeación para el Desarrollo del Municipio de Mérida (COPLADEM), que ha aglutinado en diferentes mesas de trabajo a organizaciones sociales para la generación de propuestas que sirvan para elaborar el documento rector de desarrollo de la administración municipal de la ciudad.

No hay duda que se vive otros tiempos políticos en la Ciudad con la nueva administración panista. Atrás parece quedar el encono y la soberbia de la presidencia municipal anterior. Mauricio Vila ha buscado e interactuado más abierto con la sociedad. Parece que ha entendido y llevado a la práctica que lo mejor es tender puentes de diálogo con las demás instancias de gobierno estatal y federal que no son del mismo partido político.

Eso le hace bien a Yucatán. En la democracia todos los pensamientos y visiones cuentan. La coincidencia en los temas centrales y necesarios para la sociedad fortalece a la democracia. Propicia que las decisiones se ajusten más a las necesidades colectivas y no particulares de grupo o fuerza política.

En estas reuniones vemos la participación del ex regidor, que en la administración pasada fuera el coordinador de los príistas Enrique Alfaro Manzanilla participar como proponente invitado por la asociación Civil Transparencia Emeritense. El Lic. Alfaro participó en la mesa de trabajo de nombre “Mérida eficiente y con cuentas claras”. Es su oportunidad propone una transparencia proactiva en los actos de la autoridad municipal.

Una de los temas que Alfaro Manzanilla conoce bien es precisamente la importancia de la transparencia y la rendición de cuentas. Un asunto que no sólo debe ser nominativo, sino proactivo en la necesidad de que el gobierno municipal realmente ejecute acciones concretas para garantizar la rendición de cuentas en asuntos trascendentales para los ciudadanos. No es posible que volvamos los ciudadanos a padecer de un gobierno soberbio que solo vele por sus intereses y que fomente, solape y valide actos de corrupción.

Es muy claro que las circunstancias políticas están cambiando en el país. Vemos como ahora los nuevos gobernadores ya no asumen un discurso inicial de grandes obras, sino que anuncian el compromiso de intolerancia contra actos de corrupción dentro de sus gobiernos. Sin duda, la consolidación de la participación ciudadana más responsable y comprometida en el análisis de las políticas públicas, una libertad de expresión en las redes sociales donde cualquier ciudadano tiene la potestad de denunciar y opinar, hasta de realizar campañas mediáticas y virales, sobre temas que no seas atendidos por los gobiernos. Una situación contextual que modifica esquemas tradicionales y dogmáticos en la política, y al mismo tiempo, exige más de las autoridades en el acercamiento con los ciudadanos, la construcción de espacios de diálogo y consenso de prioridades en las necesidades sociales.

Es por ello que este ejercicio de diálogo fortalece la política de la ciudad capital de Yucatán. Solo falta que lo que acuerde se asuma con verdadero compromiso por la autoridad que responda, con responsabilidad, a los compromisos resultantes de este Consejo de Planeación para el Desarrollo del Municipio de Mérida.

AL CALCE. Estamos a un año de la matanza de los 43 de Ayotzinapa. Lo que es cierto es que ni la investigación de la PGR ni los expertos de la CIDH han podido develar por completo el paradero final de los estudiantes. Como en cualquier otra situación penal hay dos versiones que se intentan posicionar como verdades históricas dependiendo del grupo que la fomenta. El caso ya ha sido tan politizado por quienes les interesa mantener en oscuro la verdad de lo que sucedió en Iguala hace un año.

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: