Enrique Vidales 27 octubre, 2018

Llama la atención de los visitantes el altar que instaló la dirección municipal de Cultura

Mérida, 27 de octubre de 2018.—  Un altar de gran tamaño elaborado y cuidado en todos los detalles que marca la tradición, personas caracterizadas de ánimas, así como un grupo de rezadores y rezadoras dieron forma a la sobresaliente participación del Ayuntamiento en la muestra de altares del “Janal Pixán” instalada este sábado en la Plaza Principal.

A propuesta del alcalde Renán Barrera Concha, la participación del Ayuntamiento en la muestra que instala cada año el gobierno estatal, fue de más relevancia y con especial atención a todo lo que implica la tradición de los fieles difuntos, que va mucho más allá de la elaboración de la comida.

Esta participación forma parte de las acciones que el Ayuntamiento realiza para la conservación de nuestras tradiciones, además de que fomenta la convivencia para fortalecer la cohesión social que caracteriza a Mérida.

En la celebración de esta edición, la número 25 de esa actividad, habitantes de Mérida, así como turistas nacionales y extranjeros, disfrutaron las innovaciones realizadas este año, ya que las costumbres y tradiciones de esta festividad parecieron cobrar vida en el espacio diseñado por la Dirección de Cultura.

Por primera vez se contó con un espacio de 12 metros, en donde cuatro adultos y ocho niños representaron a las ánimas, o pixanes como se les llama en Yucatán, y otras 10, integrantes del ballet de la ciudad, personificaron al grupo de rezadores que con cantos y oraciones rinde tributo a sus fieles difuntos.

El altar ocupó un espacio de cinco metros y constó de tres niveles, que representaron el cielo, la tierra y el inframundo, cada uno con diferentes artículos representativos. Para el cielo se colocaron flores tradicionales como x´pujuc, x´tés, amor seco y ramos de hojas aromáticas como albahaca y ruda; para la tierra se usaron elementos como comida yucateca, chocolate, pan dulce, pozole y el pib, mientras que para el inframundo se instalaron ofrendas como frutas y verduras. No faltaron las imágenes de personas que se nos adelantaron en el camino.

Además, como parte de la escenificación, también se observó a mestizas-ánimas torteando y otras lavando ropa en la batea, mientras los “pixanitos” jugaban en el patio. De acuerdo con la narración del conductor, esas estampas ocurren durante noviembre, cuando los difuntos bajan a la tierra para visitar a sus familiares y realizar actividades que solían hacer en vida.

En la instalación del altar participaron 10 trabajadores del ayuntamiento, quienes armaron la escenografía el viernes, de 8 a 6 de la tarde y para el altar trabajaron desde las 6 de la mañana de hoy.

El altar atrajo a los numerosos asistentes a la muestra, quienes expresaron su aprobación por la relevancia que se dio a cada detalle y a la forma como se abordó la visita de las ánimas, lo cual forma parte importante de nuestras tradiciones.

Boletín de prensa

Facebook Comments

Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: