Enrique Vidales 2 octubre, 2015

Si algo queremos los yucatecos es que se hable bien de nuestra entidad. Yucatán tiene mucha riqueza cultural y sus habitantes, sean oriundos o adoptados, llegan a comprometerse en favor de la construcción de una mejor sociedad.

De estas tierras que están cimentadas por la grandeza y sabiduría de los mayas han surgido grandes figuras representativas de los buenos valores. Tomemos como ejemplo desde Lorenzo de Zavala, que aun cuando partícipe de la separación de Texas en los tiempos del despótico presidente Santa Ana, no hay duda que su legado se debió a los buenos principios de democracia y libertad. En el caso de las mujeres contamos con el ejemplo de Elvia Carrillo Puerto, una feminista que participó de forma activa en la lucha por los derechos de las mujeres y su participación en los procesos de toma de decisión política, económica y social.

Los yucatecos hemos destacado en diferentes campos de la vida social, política y económica. Ejemplo sublime es la aportación al mundo de la defensa de los derechos humanos del juicio de amparo por Dn. Manuel Crescencio Rejón. Un avance en la defensa constitucional cuando ni siquiera se hablaba de los derechos humanos, pero que refleja una profunda visión que surge del análisis de la realidad y de la propuesta racional para construcción de una mejor sociedad.

En el campo cultural destaca el maestro Armando Manzanero. Un ícono de la sensibilidad musical que es un referente que ha trascendido las fronteras nacionales. En la última generación destaca Alex Sintek, un compositor con gran capacidad creativa y técnica. Igualmente han existido actores como el gran Arturo de Córdova que ayudo a consolidar el gran cine de oro mexicano.

Todo lo anterior viene a la mente cuando leo en el Facebook que una persona pide el apoyo para el yucateco Christopher que entró a la casa del gran hermano. Como siempre me gusta validar la información al enterarme busque quién era este sujeto. Lo que encontré me dejo boquiabierto.

Se define este sujeto como un “nini orgulloso” que como actividad en tiempo libre se dedica a “jugar el pezón de los demás”. Una configuración despreciable de los valores que nos caracterizan a los yucatecos. Inadmisible el poder apoyar a quien no aporta nada bueno a la sociedad.

Lo peor es, según me han contado los que vieron el momento de su admisión a la casa, que la madre se presentó y habló del orgullo que sentía por su hijo. ¿Hasta dónde vamos a llegar como sociedad si desde la base de la familia no se fomenta la disciplina, esfuerzo, la superación, el trabajo cotidiano que enaltece la dignidad del hombre, que aporta a la sociedad beneficios?

No es cuestión de menospreciar a nadie. Si a Christopher quiere circunscribir un bajo cúmulo de valores es su problema. Si su familia no tiene más aspiraciones que minutos de fama por salir en un programa de rating alto allá ellos. Pero al ostentarse como yucateco y algunos pedir el apoyo por serlo constituye un problema, porque no resulta nada atractivo ni positivo para la imagen que intentamos proyectar al mundo desde nuestra entidad.

Es un contrasentido de los grandes esfuerzos que a diario los yucatecos realizamos para ganarnos el sustento y contribuir a la consolidación de una mejor sociedad. Más que representante idóneo es la mejor muestra de los antivalores. No es cuestión de negar el apoyo por envidia.

Pero como alguien ya me dijo ¿qué más podemos esperar de un programa que en esencia no es más que basura? … solo que ahora si se pasaron con Yucatán.

AL CALCE. Los cambios esperados en el gobierno del Estado se concretaron en esta semana. Es muy claro que en Palacio de Gobierno se tiene muy claro el panorama rumbo a la sucesión del 2018. En el equipo no hay grandes sorpresas. Los que hoy están cumplen con los perfiles que se requieren para el ejercicio de la función pública encomendada.

Merece su atención el nombramiento del Lic. Víctor Caballero Durán en la Secretaría de Educación Pública del Estado de Yucatán. En las redes sociales vuelve a resurgir el reclamo de docentes que consideran que dicho nombramiento carece de la legitimidad por no ser Caballero Durán un maestro. Sin embargo, no debemos pasar por alto que el aludido ya se desempeñó como Director del COBAY. Como secretario de gobernación del Estado atendió con diálogo a los disidentes maestros, lo que mantuvo el estado en tranquilidad en los momentos más álgidos de las protestas docentes durante la aprobación de la Reforma Educativa.

Si algo se ha caracterizado el gobernador Rolando Zapata es el impulso a la infraestructura educativa con la atención de las necesidades de escuelas – en todos los niveles – y de los alumnos y sus familias.

Es por ello que más que un docente para una secretaría que se “maneja sola” en cuanto a sus procedimientos, es necesario contar con un político que conozca de educación, que tenga capacidad de diálogo y de encontrar las mejores soluciones. En la decisión del gobernador queda claro que se consideró todas las anteriores situaciones.

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: