En caso Ayotzinapa CNDH noquea a los expertos independientes

A días de concluir el plazo para la Coadyuvancia del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) en el case de Ayotzinapa, la Comisión Nacional de Derechos Humanos da a conocer los pormenores de una investigación sobre el caso que aporta nuevos elementos y líneas de investigación para conocer la verdad histórica de aquella noche de septiembre de 2014. En la nueva información revelada se determina que no todos los estudiantes normalistas fueron conducidos al basurero de Cocula. Se tendría que abrir la investigación hacia los cuerpos de seguridad pública de otro municipio, hasta ahora mencionado; y la presunta participación de dos miembros de la policía federal que vieron y toleraron la aprehensión de un grupo de 17 a 20 estudiantes.

Vale la pena recordar que el resultado de la investigación oficial encabezada por la Procuraduría General del Estado no ha gozado de credibilidad. Por lo cual, el gobierno mexicano con acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) conformaron un grupo de expertos para intervenir en el proceso de investigación.

La acción del GIEI no ha estado exenta de polémica. En lo que se desprende de la información mediática el grupo de expertos se ha caracterizado más en la contra argumentación de la postura oficial. Ha aportado poca información contundente. Se dice que su trabajo ha versado más en recomendaciones para el desarrollo del trabajo investigador. En ocasiones se percibe que este grupo de expertos ha fungido más como representantes de los padres de familia, que en realidad, ser independientes en los hechos y en la valoración de la información, evidencias y pruebas.

Ahora la CNDH ha desarrollado un trabajo serio en la investigación que abre nuevas líneas de investigación en un tema que tiene naturaleza muy compleja. No se ha realizado un análisis del perfil de los estudiantes para realmente determinar quiénes si o quiénes no eran parte de los grupos delincuenciales como Guerreros Unidos o los Rojos. Así como también quiénes azuzaron a estudiantes de primer año, imagino por ser “novata”, a secuestrar camiones de empresas privadas.

Es cierto que aún falta mucho por saber. Al paso del tiempo las dudas resultan difíciles de responder por los “olvidos” consecuentes. Además, es evidente que hay intereses en ambos lados – gobierno y padres de familia, que han movido los hilos para que la verdad no sea conocida en su integralidad.

El GIEI no ha aporta mucho a ese nivel de conocimiento. No hay una utilidad real y evidenciable que su presencia haya aclarado lo que sucedió con los estudiantes desaparecidos. Al final han sido las instituciones mexicanas las que están aportando más en un hecho que es de interés general el esclarecimiento.

A %d blogueros les gusta esto: