Entre el perdón y modificación de la reforma educativa: temas de discusión nacional

I. Pedir perdón es un acto de humildad. Sea cual sea la situación que la desencadena. Sea por presión o de manera sincera, el acto por sí mismo, es la sumisión de uno que comete la falta a la consideración de quienes tendrían la capacidad de perdonar.

En los últimos días el tema del perdón presidencial, que pide Enrique Peña Nieto por herir la sensibilidad y confianza ciudadana por el caso de Casa Blanca, ha sido la discusión en los diferentes círculos sociales y políticos. Esto dentro del marco de la promulgación de las leyes quedan origen al Sistema de Anticorrupción Nacional.

El tema de la corrupción es muy complejo. Para poder entenderlo deberías abrir más nuestras mentes para comprenderlo. Habrá quienes no les gusta que el tema se aborde desde una posición sistémica y estructural, además, de cultural. Pero debemos aceptar que la corrupción no es bien vista cuando está en el otro lado de la moneda. No existe problema cuando esté a favor de uno.

¿Cuántas veces hemos escuchado de personas que se quejan de la corrupción, pero no tienen ningún reparo de pedir alguna prebenda o facilitación en algún proceso escolar, social, de tramitología gubernamental o privada?

La corrupción no debe verse únicamente como el dispendio del recurso gubernamental. Implica la pérdida de valores como la honestidad, la probidad y la transparencia en cualquier acto social. No se limita solo a los funcionarios de gobierno. Alcanza a todos los ciudadanos en todos los ámbitos.

Es corrupción igualmente cuando se hacen “trampas” en situación laborales para beneficiar a una persona en específico, como también, si teniendo recursos para una finalidad específica se desvían para otra diferente.

Es por ello que no solo el presidente debería pedir perdón. Lo tenemos que hacer, al final, todos los ciudadanos que nos hemos aprovechado de alguna prebenda o circunstancia a nuestro favor sin tener del derecho.

II. Lo que siempre ha estado en manos de la autoridad educativa son adecuaciones en la implementación. Esto no implica cambio constitucional, por lo cual los principios de gratuidad, gestión escolar, calidad educativa y el servicio profesional docente permanecen. Estos principios son fundamentales para evolucionar y garantizar un mejor sistema educativo nacional.

La CNTE ha tomado un camino de desestabilización para pelear contra la reforma educativa que atenta contra privilegios sindicales. Igualmente, al primer caso que ocupa el análisis de esta colaboración editorial, el CNTE ha corrompido su carácter de disidencia cometiendo los mismos actos de privilegio y verticalidad que tanto critica del SNTE.

Posteriormente a la mesa, el secretario Aurelio Nuño ha dado a conocer un nuevo modelo educativo nacional que entrará en vigor para el curso 2017-2018. Lo malo que para el 2018 vendrá un cambio de gobierno donde no hay garantía que aún ganando el PRI exista continuidad. Esto por la incapacidad que tiene nuestro sistema político de permanencia de los programas y estrategias políticas y económicas.

Por lo cual… el camino en la consolidación de la implementación de la reforma educativa es incierto.

Al calce. El presidente pidió perdón por herir sensibilidad y confianza. ¿Tendrán la misma capacidad y acción los demás políticos que igualmente han corrompido principios de partidos, confianza en las instituciones y corrupción?

A %d blogueros les gusta esto: