Enrique Vidales 16 septiembre, 2018

México, 16 Sep (Notimex).- El doctor en Antropología por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Fernando Nava, considera que la música arribeña debe promoverse y difundirse para erradicar su situación marginal por ser una expresión cultural y de identidad para una de las regiones importantes del país.

El coordinador del posgrado en música de la UNAM y miembro de la Academia Mexicana de Arte expuso que esta música se caracteriza por “su confluencia músico-literaria, por sus características poética, la improvisación y exige a los intérpretes una opinión de los hechos de actualidad”.

Su área de interpretación se limita a los estados de Querétaro, San Luis Potosí y Guanajuato, especialmente hacia el Este de la región. Además de una área del Estado de México y Estados Unidos.

De acuerdo con un comunicado, se cultiva esencialmente por músicos campesinos y la población de los sectores populares, se informó en el marco de la Sesión de Escucha De las células al universo, cuyo objetivo es la difusión del acervo de la Fonoteca Nacional y su análisis en la voz de los especialistas.

Los grupos se integran de cuatro elementos: un cantante que toca la guitarra, dos violinistas y un jaranero que toca la vihuela, interpreta los sones y los jarabes, pero el guitarrero es el alma del huapango arribeño, quien dicta los temas, las tonalidades en las que se toca.

Nava indicó que entre sus componentes hay motivos musicales de diversos tipos, comportamiento melódico diferenciado y versos de diferentes metros en los versos.

“Las rimas tienden a ser consonantes con tres patrones expresivos en los que se manifiestan los géneros de la música arribeña. Hay declamación, hay un canto melódico y salmódico que se asemeja a las partes de las misas salmoneadas más que a una melodía”, puntualizó.

El huapango arribeño implica memorización literaria y musical e improvisación poética; tiene dos ámbitos temáticos: el religioso y el festivo, de esparcimiento y confrontaciones del saber, por lo que los músicos y los cantadores que convergen en esta tradición se confronta, rivalizan.

Asimismo, el lingüista y antropólogo resaltó que es una música con característica poética porque es uno de los pocos géneros en México que emplean la forma estrófica de la décima, la glosa de la décima, desde el punto de vista literario y musical.

 

Facebook Comments

Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: