Enrique Vidales 19 noviembre, 2017

La diputada María Victoria Mercado Sánchez (MC) planteó exhortar al Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa (Inifed) a través de la Secretaría de Educación Pública, cumplir la meta del Programa Nacional de Bebederos Escolares, con su instalación en 40 mil escuelas al finalizar 2018. 

En un punto de acuerdo que analiza la Comisión de Educación Pública y Servicios Educativos, precisó que de acuerdo con el Inifed, hay 13 mil 422 bebederos instalados, que representan el 33.6 por ciento; “en tres años únicamente se cuenta con la tercera parte del avance con respecto a la meta planteada”. 

Este programa entró en vigor a partir del ciclo escolar 2015-2016. La meta es instalar bebederos en 40 mil escuelas al finalizar 2018, y tiene su antecedente en la reforma educativa 2013, donde se planteó que existe una problemática pública en el sector salud que afecta a niñas, niños y jóvenes en su sano desarrollo y aprovechamiento académico.  

La secretaria de la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables argumentó que el Programa Nacional de Bebederos Escolares es una política pública emitida por el gobierno federal para combatir el consumo de bebidas saborizadas y mejorar los hábitos alimenticios de la población estudiantil. 

Mencionó que desde el Presupuesto de Egresos de la Federación del 2014 al 2017, se han destinado mil 371.6 millones de pesos (mdp) al Programa de Prevención y Control de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes. De esa cifra, en 2014, se consignaron 326.1 mdp; en 2015, 337.7 mdp; en 2016, 354.1 mdp y en el presente año, 353.7 mdp.  

En ese mismo lapso, del Programa de la Reforma Educativa a los bebederos escolares se han contabilizado 3,657.2 millones de pesos. Del total, en 2014, no hay registro de recursos; en 2015, mil 360 mdp; en 2016, mil 141.1 mdp y en 2017, mil 156.1 mdp.  

De acuerdo con el UNICEF, México ocupa el primer lugar mundial en obesidad infantil, que afecta tanto en la adolescencia como en la infancia y este problema se está extendiendo a los de preescolar; es decir, hubo aumento del 26 por ciento lo cual representa aproximadamente 4.1 millones de infantes con problemas de obesidad. 

Es vital cumplir la meta a que se comprometió el gobierno federal para instalar bebederos en las 40 mil escuelas distribuidas en toda la República Mexicana, para combatir y prevenir diabetes, obesidad y sobrepreso, eficientemente.  

Aunado a ello, subrayó, se debe incentivar el consumo de agua potable en los planteles escolares, sobre todo cuando la Constitución Política reconoce el derecho a la buena alimentación en su artículo 4 tercer párrafo que establece: “Toda persona tiene derecho a la alimentación nutritiva, suficiente y de calidad. El Estado lo garantizará”.

A %d blogueros les gusta esto: