Enrique Vidales 8 junio, 2013

luminarias-620x270En dónde queda la importancia de hacer respetar los marcos jurídicos que definen con claridad la competencia de las autoridades?

Es grave que la COPARMEX, la principal agrupación de empresarios de México, que en tiempos atrás ha pedido y exigido que las autoridades cumplan con ley, ahora que existe una violación legal edesde la Constitución Política y leyes locales que no fundamentan una adjudicación directa, ni otro procedimiento más que la licitación pública en la compra de las luminarias para Mérida.

La pregunta clave que los ciudadanos nos debemos hacer es cómo este procedimiento de una comisión puede realmente garantizar que la adquisición de las luminarias siguen los criterios por los cuales se fundamenta lla licitación pública en la Constitución Política de los Estados Unidos, específicamente en el tercer párrafo del artículo 134

Las adquisiciones, arrendamientos y enajenaciones de todo tipo de bienes, prestación de servicios de cualquier naturaleza y la contratación de obra que realicen, se adjudicarán o llevarán a cabo a través de licitaciones públicas mediante convocatoria pública para que libremente se presenten proposiciones solventes en sobre cerrado, que será abierto públicamente, a fin de asegurar al Estado las mejores condiciones disponibles en cuanto a precio, calidad, financiamiento, oportunidad y demás circunstancias pertinentes.

El Estado Mexicano se conforma por los tres niveles de gobierno: el federal, estatal y municipal. Por lo que en el espíritu del legislador con aspiración democrática, respetuoso de la exigencia de claridad en las acciones de gobierno, consideró que la licitación pública es la mejor manera de decidir sobre los recursos económicos y su aplicación en la adquisición y prestación de servicios públicos.

Luego entonces, es claro que COPARMEX ha caído un juego de apoyar la ilegalidad, no hay fundamento para que una decisión ciudadana esté por encima de la Constitución. Estar de  acuerdo con lo contrario es vulnerar el Estado de Derecho y la exigencia de que las autoridades ejecuten sus acciones con estricto apego a la ley.

Y esto ¿es digno de ejemplo?

Leave a comment.

A %d blogueros les gusta esto: