Enrique Vidales 18 septiembre, 2018

Por Elizabeth Escobar

México, 18 Sep (Notimex).- El escritor Juan José Arreola, personaje fundamental de la literatura nacional y de quien el 21 de septiembre próximo se conmemorarán 100 años de su nacimiento, aún es uno de los autores favoritos de los lectores mexicanos.

“Entre la semana pedirán como cinco ejemplares de Arreola, que eso es demasiado en comparación con otros autores”, dijo Arturo Suárez, estudiante de Filosofía y empleado de la librería “Bibliofilia”, en entrevista con Notimex.

Arreola, quien además de ser un gran escritor con gran presencia en el mundo editorial, en la televisión y la docencia, dejó un gran acervo literario para las futuras generaciones, como los cuentos del “Bestiario” y su novela “La feria”.

“Arreola es muy conocido, se vende mucho de él, a nosotros como librería ‘de viejo’ nos piden mucho de este autor”, añadió Arturo.

Las librerías “de viejo”, mejor conocidas como las librerías de segunda mano, son muy populares en la población mexicana, porque ahí se pueden conseguir diferentes tomos a un precio más bajo.

De acuerdo con un recorrido realizado por Notimex, entre las obras más vendidas del escritor mexicano en dichos establecimientos se encuentra su obra maestra “Confabulario”, publicada en 1952, la cual obtuvo diversos premios, entre ellos el Jalisco de Literatura, del Festival Dramático del Instituto Nacional de Bellas Artes y el "Xavier Villaurrutia".

“Sus libros son muy vendibles y muy populares, el que más piden es el de 'Confabulario'”, mencionó el estudiante de Filosofía, quien además señaló que el público en general es el que muestra interés por este autor.

“Yo pienso que los lectores juveniles lo leen porque se los dejan en la escuela, en las materias de Redacción y Literatura, pero los lectores de 35 a 50 años encuentran en Arreola una escritura agradable”.

En otro establecimiento de segunda mano, Melchor Uribe, empleado de la “Librería Universal”, explicó que los títulos del reconocido escritor nacido en Ciudad Guzmán en 1918, tienen precios muy variados y se venden mucho.

“Los precios dependen del estado en el que te llegue el libro, puede llegar en buenas condiciones, o un poco maltratado, a veces llegan humedecidos o cosas así, y obviamente eso devalúa mucho su precio; también pueden llegar en pastas duras o en pastas rústicas”, afirmó.

“En algún momento me gustaría leer sus obras, conocer su historia, su vida”, aseguró Melchor, quien por cuestiones de trabajo no ha tenido la oportunidad de hacerlo, pero consideró que también la tecnología ha hecho que los lectores dejen de leer libros como en el pasado.

“Es muy selecta la gente que ahora lee libros y platica con el vendedor del puesto de periódicos, toda la gente compraba antes su periódico para enterarse de las noticias, ahora simplemente te metes a internet y ahí te van apareciendo las noticias sin necesidad de comprar nada”.

Por su parte, Arturo Suárez consideró que la tecnología aumenta la lectura en la población, porque hay más accesibilidad, y a pesar de esto, durante su experiencia de trabajo ha visto que la gente aún prefiere tener un libro físico a uno digital, motivo por el cual sigue buscando a autores como el maestro Arreola, quien además de escritor fue académico y editor.

 

Facebook Comments

Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: