Enrique Vidales 23 enero, 2015

renancarcel-620x270Hace poco se decía de Renán Barrera que era un joven ejemplo de la democracia cuando Gustavo Madero lo presentaba como presidente de la Asociación Nacional de Alcaldes panistas. De forma más que meteórica parecía que el hoy alcalde de Mérida empezaba a jugar un papel político en ligas mayores. Pero aún siendo ejemplo de la democracia y supuestamente un alcalde que sabe gobernar y que logró rescatar a Mérida del PRI, hoy Renán Barrera es un político repudiado por su partido, tanto a nivel federal como estatal.

Basto poco tiempo para que Gustavo Madero se diera cuenta de lo traicionero que resulta ser Renán Barrera. A sabiendas que hoy el PAN está dividido en dos corrientes, la maderista y la calderonista, no le importó la lealtad al presidente del partido con licencia para invitar a un evento de la asociación a la esposa del ex presidente Felipe Calderón. Algo que no gusto a Gustavo Madero y que se la cobraría al “bajar” de la diputación federal plurinominal al supuesto “líder” (¿?) de los alcaldes panistas en México.

Pero lo peor para Renán y que hace aflorar su auténtica responsabilidad es la traición a acuerdos internos para sacar la candidatura de Mauricio Vila. A Renán no le importó las consecuencias de inscribirse para contender por la diputación local estatal cuando el pacto político se le otorgaría a Raúl Paz. Un acuerdo que le daría a Vila el apoyo de la estructura que Paz había trabajado en pos de la candidatura y alcaldía meridana.

Para todos quedo claro la clase de persona y político que es Renán Barrera. Consciente de las consecuencias de las denuncias interpuestas en la Contraloría Municipal donde su titular Jazmín Mercedes Castillo Ojeda se ha retrasado intencionalmente para protegerlo, la necesidad de contar con fuero se volvió una obsesión para buscar la protección constitucional. No le importa si al final se gana o pierde Mérida para el PAN. Lo importante para él era estar protegido de las cuentas pendientes que nos debe explicar a los ciudadanos:

  • El no ejercicio de 18 millones de pesos de la deuda de 150 que el alcalde Renán Barrera solicitó al Congreso de forma extraordinaria y por supuesta urgencia.
  • El frustrado cambio de luminarias que incremento en 55 millones en comparación a 2013 y del cual aún hay pendiente una resolución sobre el caso, que en caso de ser contraría para el Ayuntamiento significará una erogación de varios millones de pesos en detrimento de las finanzas públicas de la ciudad.
  • El no ejercicio 338 millones en 2014 que se quedaron en saldos de chequeras y fueron transferidos al ejercicio de 2015, lo que demuestra una falta de correcta planeación, administración y ejecución del dinero público en la obra y necesidades prioritarias para el municipio.
  • La deficiente atención ciudadana en limpieza de parques, iluminación pública con luminarias que no sirven, así como también, de los baches.
  • El reintegro de dinero a la federación del APAZU y Habitat por no usarse lo que devenga en una irresponsabilidad.
  • La reducción de un 9 por ciento en la inversión en obra pública en 2014 comparando con 2013; mientras que se incremento al 11 por ciento en el capítulo 1000 para privilegiar las horas extras y compensaciones, una evidencia de desorganización e ineficiencia en el trabajo burocrático en el municipio.
  • El desvío de fondos por alrededor de medio millón de pesos en la habilitación y el posterior pago del arrendamiento por unas supuestas oficinas de ventanilla única que no se justificaban, pero que beneficiaron a un funcionario de la propia administración municipal, el Dr. Peniche. Un caso debidamente detallado, fundamentado y motivado en la Contraloría municipal que no ha resuelto hasta ahora.
  • El viaje de la “esposa viajera” que sin tener las facultades de representación viajo a su nombre en promoción turística a Europa pero con “derecho” a desvíos en otras ciudades, pagos de souvenirs y hasta de una acompañante a costa del erario.

En las redes sociales, barómetro del sentir de la ciudadanía, los siempre defensores de Renán se quedaron callados. No había quien lo diera la razón de su inscripción. Entendieron bien el tipo de político que están apoyando y defendiendo.

Se confirma que Renán Barrera, aún cuando ganó con el membrete del PAN no llevo al partido de regreso a la Presidencia Municipal. Por ello se perdieron alianzas políticos con otras personalidades del partido blanquiazul. Existió abandono y disidencia de panistas que advirtieron en la campaña de 2012 el peligro que representaba Renán si llegaba a gobernar Mérida y que hoy se les confirma la certidumbre de sus temores.

Por un lado esta caída le beneficia al PAN. Con el rechazo a su solicitud de ser candidato a la diputación plurinominal local el partido tomó fuerza al enviar una señal de que importa más los intereses colectivos que las ambiciones personales. De nada le sirvió intentar argumentar un buen gobierno en Mérida y mucho menos el peso de ser el presidente de los alcaldes del panismo. Como una ocasión expresará hoy un candidato diputado federal plurinominal del PAN ante un cuestionamiento difícil: ni modos, así son las cosas. Así es… así quedaron las cosas para Renán que sintió en carne propia que ante toda acción hay una reacción y que todo lo que sube, también puede bajar.

AL CALCE. Interesante el movimiento de huelga que han emprendido los trabajadores administrativos y manuales de la UADY. Si se les diera la razón de un 10 por ciento por encima de un parámetro presupuestal, se podría estar abriendo la puerta para peticiones similares en otras instituciones educativas.

 

Facebook Comments

Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: