La educación en México debe R-Evolucionar

Teachers on strike march along Reforma Avenue during a protest against the educational reform proposed by President Enrique Pena Nieto, in Mexico City on September 11, 2013. The Mexican goverment is facing several weeks of protest by teachers who are against the education reform legislation. President Enrique Pena Nieto pushed through Congress changes to the constitution in December in order to put education - which was in the hands of powerful unions - back under government control and require teachers to undergo mandatory performance appraisals. AFP PHOTO/ Ronaldo SCHEMIDT (Photo credit should read Ronaldo Schemidt/AFP/Getty Images)

La semana pasada el secretario de educación pública Aurelio Nuño presentó los lineamientos y documentos de la propuesta para un nuevo modelo educativo a consulta. En la documentación se desprende una realidad muy clara: la sociedad ha cambiado y, por lo tanto, la escuela como agente de integración social no puede estar ajena a esa transformación.

Para muchos existe la percepción de que la educación de antes era de mejor calidad. Antes, dicen los defensores de esa tesis, tenía uno que aprenderse todas las capitales de países del mundo, las capitales de la República Mexicana y hasta los nombres de los 105 municipios de Yucatán. Algo que no está sucediendo en la actualidad.

Pero es importante destacar que hasta hace 30 años el conocimiento tenía que ser proporcionado en “forma bruta” a los estudiantes. El acceso de información era limitado a los libros. Mismo que no eran de fácil adquisición. Por lo cual lo que se transmitía en las aulas como aprendizajes de conocimiento era esencial para completar el bagaje de experiencias cognitivas.

En el mundo global de la actualidad debemos reconocer que los datos y conocimientos se encuentran en la nube de información, la cual es accesible para un gran número de personas por los avances tecnológicos y los diversos instrumentos para manipular el contenido de la información que se encuentra inmersa en el mundo virtual. Como resultado de esta transformación cultural y tecnológica lo importante ya no es saber tanto o mucho como saber el cómo acceder a esa información. Es lo que los entendedores de este proceso le llaman “el aprender a aprender” diferente al “aprender el saber”. Parecería que la idea de que la información da poder evolucionó a que el poder se encuentra en quien sabe acceder o manipular la información. Ya no es el qué, sino el cómo, lo esencial en la formación del individuo ahora.

Además, como bien nos dijera a algunos periodistas el pasado lunes en la presentación de la participación de Yucatán en el proceso de consulta del nuevo modelo educativo el Lic. Víctor Caballero Durán, titular de la educación en la entidad, no hemos dimensionado el significado de la expresión inicial de la reforma educativa que afirma “… que el Estado retomará la rectoría de la educación pública”. La frase encierra en interpretación amplia que no era el Estado quien ejercía el proceso de toma de decisiones en materia educativa. Una realidad política y organizativa era que las decisiones en educación estaban a manos del sindicato.

El planteamiento del Modelo Educativo viene a complementar las decisiones legislativas que condujeron a cambiar el texto constitucional del artículo tercero. Significa una adecuación del proceso educativo a la realidad del mundo global que exige una evolución de sus fines y práctica educativa.

Lo que podría crear una incertidumbre es que este proceso de cambio no será posible consolidarlo en los próximos dos años que le quedan al régimen de Enrique Peña Nieto. En nuestra costumbre política de gobierno sexenal no habría ninguna garantía de que subsistiera después del 2018. Cuestionado al respecto, Caballero Durán sostiene una perspectiva optimista al estar convencido de que la reforma educativa se logró concretar por el apoyo amplio de las fuerzas políticas del país. En la sesión de la CONAGO del pasado martes que se convocó para tratar el tema, el apoyo de los gobernadores fue amplio y contundente de secundar y respaldar las consultas, participación y las acciones para concretar el rumbo establecido.

Yucatán está en la sintonía y compromiso. Desde el gobernador Rolando Zapata Bello y ahora en las manos de Víctor Caballero Durán las acciones en favor de la educación ha sido un sello que ha caracterizado al Gobierno de Yucatán. En infraestructura educativa para mejorar condiciones de las escuelas, apoyos en útiles, vestuario y becas a niños, niñas y adolescentes. En el estado ningún maestro fue despedido por no presentarse al examen del servicio profesional docente. Lo que significa que todos presentaron y se asegura que los no óptimos van a recibir capacitación para mejorar y refrendar su habilidad en enseñanza en una segunda oportunidad. En los actos los maestros están comprometido a cumplir con la tarea de educación.

Habrá situaciones que puedan mejorarse. Al final las leyes y decisiones gubernamentales son perfectibles. Pero en el ánimo de los maestros hay compromiso y sin duda la consulta en la entidad podrá arrojar propuestas para enriquecer el modelo educativo que se ha presentado.

La sociedad no debe estar ajena a este proceso. La educación es un bien esencial como garante de los valores culturales distintivos y transformadora en conocimientos, habilidades y valores que como grupo humano debemos cumplir para evolucionar.

Como en alguna ocasión dijera y que hoy voy a sostener con mayor precisión. El cambio social no se logra con revolución, sino con R-Evolución de las ideas y procesos.

A %d blogueros les gusta esto: