La perspectiva de género no permea en la sociedad

Hace algunos días se suscitó un debate en twitter con una usuaria que feminizó el nombre del Presidente de México para criticar su actuación y decisiones. Más allá del derecho de denostar por no estar de acuerdo con la presidencia, este caso es una muestra de que aún existe un perjuicio arraigado en el valor de la mujer que lamentablemente se observa en las mujeres.

La feminización de un nombre masculino implica darle a la mujer un valor menor del hombre. Es restarle dignidad a la condición de mujer.

Yucatán ha sido tierra que ha fecundado una visión feminista. Hace 100 años se celebró el primero congreso feminista que dio un gran impulso a la participación de la mujer en México. Fuimos un estado que otorgo el derecho a votar antes que la federación lo hiciera. Hemos sido gobernados dos veces por mujeres en el Poder Ejecutivo y en varios municipios de la entidad. Hay representatividad en el Congreso de mujeres muy capaces que están tomando decisiones trascendentales para la vida política, social y económica. También hay funcionarias y liderazgos en los partidos políticos donde la mujer yucateca ha ocupado un lugar destacado.

En el caso de la justicia hay situaciones que han sido analizadas bajo la perspectiva de género. Una forma de analizar las situaciones de vida y la sociedad considerando las variables de violencia y menoscabo del valor de las mujeres. En la estadística es muy claro que existe una deuda grande contra las féminas. Los porcentajes de violencia contra las mujeres va por encima en mucho del caso de los hombres.

Sin embargo, en la sociedad parece que falta mucho para realmente empoderar el valor de la mujer en el valor que ella representa. El machismo o los micromachismos, que son expresiones de machismo disfrazadas, siguen presentándose en la sociedad, minimizando el valor de la mujer y menoscabando su dignidad.

¿Qué es lo que podemos hacer para cambiar esta cultura machista?

Si nos vamos a la pirámide de satisfacción de necesidades, es claro que lo primero es la satisfacción de las necesidades primarias para después de una mayor envergadura o subjetivas, como las culturales que están en la cima. Es donde estamos en una gran situación problemática porque el país está de cabeza.

La situación económica está apremiante. Existe una incertidumbre en cuestión inflacionaria y posibilidades de adquisición que preocupan a los mexicanos. ¿Cómo podemos pensar en otras situaciones cuando existen preocupaciones en cuanto lo que no alcanza para salir adelante?

Esto abre una brecha muy importante sobre el tema entre las autoridades y el pueblo. Autoridades que están conscientes y hacen acciones correspondientes para empoderar a la mujer en la sociedad, a tomar decisiones bajo la perspectiva de género y consolidar la equidad y género en la sociedad. Pero una sociedad que en términos generales continúa menospreciando a la mujer. Que se ríe de los chistes feministas en televisión o en bromas virales. Que no importa feminizar para denostar sin caer en la conciencia de que al final demuestran una minusvalía en la dignidad de la mujer.

AL CALCE. Los medios de comunicación no han contribuido a fomentar un respeto a la mujer bajo una perspectiva de género. Recordemos el lamentable caso de la chica desaparecida y cuyo cuerpo fue encontrado a la vereda de Conkal. ¿Qué fue lo que hicieron algunos medios en el afán de investigar el contexto? ¿Qué sucedió con la información en la discusión en las redes sociales sobre el caso?

Una situación que debemos reflexionar… no debemos como sociedad y especialmente como medios de comunicación fomentar estereotipos ni perjuicios en contra de la dignidad de la mujer.

A %d blogueros les gusta esto: