Lo que calló Renán Barrera

El día de ayer, por la noche, se transmitió por el canal Communique Channel un programa que permitió un diálogo entre Alejandro López Munguía, Director General de este medio, con el ex alcalde Renán Berrera y Miguel Gutiérrez “El negro” Machado.

Un encuentro que movió algunos comentarios en las horas previas por la conocido y publica posición crítica de López Munguía durante el “des-gobierno” de Renán Barrera Concha en la presidencia municipal de Mérida 2012 – 2015. Por lo cual había la expectativa de señalamientos duros y contundentes en contra de quien por siempre había sido invitado a debatir los temas de interés en los espacios de este grupo editorial.

Sin embargo, hay que reconocer el oficio política, la madurez política, social y periodística de Alejandro López Munguía que asumió un papel abierto al diálogo periodístico, haciendo cuestionamientos precisos al ex alcalde que nunca logró aclarar.

Fue un diálogo entre dos figuras que se conocen desde tiempo atrás, cuando López Munguía lo destapó para la alcaldía de Mérida, cuando el novel político buscaba apenas la candidatura a la diputación local. Un diálogo que más allá de las confrontaciones lo que buscó es aclarar de forma precisa, sin tapujos, pero, ante todo, respetuoso, las dudas del actuar de una autoridad que por pública debe ser transparente en la rendición de cuentas. Una forma de hacer periodismo crítico con fundamentos, sin visceralidades. Una cara inteligente de López Munguía.

Sin embargo, hay información que se desprende del diálogo que nos abre más cuestionamientos respecto al análisis y evaluación de la gestión de Renán Barrera en la presidencia del Ayuntamiento de Mérida.

  1. Aunque Renán Barrera intentó señalar las acciones que el Ayuntamiento realizó en el tema del ambulantaje y tianguis populares, no pudo desligarse total y contundentemente de la acusación que hace Mauricio Vila de que recibió una administración municipal con una “mafia” que impide el ordenamiento legal de los tianguis. La “mafia heredada” que señaló en Radio Fórmula, Mauricio Vila a los pocos días de iniciada su gestión en la administración de la ciudad.
  2. Ante el cuestionamiento de que nunca se mostró la encuesta para justificar el cambio del carnaval de Paseo de Montejo a las instalaciones de Xmatkuil, la respuesta de Renán Barrera nos revela que nunca hubo tal ejercicio de consulta. A su decir, se trataron de “cifras conocidas; no estadísticas”. Entonces nunca hubo tal encuesta.
  3. Grave resulta que el hoy ex alcalde de la Ciudad dijera no conocer el monto del presupuesto que ejerció durante los tres años de su administración municipal. Aunque “presumió” que sus cuentas fueron aprobadas por el Congreso, eso no significa que los ciudadanos no tengan dudas y sospechen de que hubo corrupción. Barrera Concha evidenció su desconocimiento en el manejo del presupuesto, no supo explicar a qué se refiere el rubro de gastos personales que está en la cuenta pública que el mismo presentaba ante el Cabildo y en el que se descargaron millones de pesos.

Quedo claro, por las respuestas que Renán le dio a López Munguía, que hay una confrontación entre el ex alcalde Renán Barrera y el ahora primer regidor del Ayuntamiento Mauricio Vila.

Quedó sin argumento cuando el analista político le señaló que algunas direcciones de la actual administración, junto con el alcalde Vila, no saben qué van a hacer con él en virtud de encontrar desvíos en su administración que podrían acarrearle responsabilidades administrativas y penales.

Un posible pleito legal que le haría bien a la ciudad en la medida que los ciudadanos queremos saber qué fue lo que pasó en la administración de Renán Barrera. Toda vez que acepta su “destape” hacia la gubernatura del Estado de Yucatán por el PAN. La claridad y transparencia que no se tuvo es necesaria para que el político panista continúe su posible ascenso al gobierno de la entidad.

Dejar de escuchar la crítica no es malo. Renán Barrera no la soportó en su mandato como alcalde de la Ciudad. Previamente al cargo, cuando siendo diputado cuestionaba el aumento de pasaje público, un servidor pidió en su muro de Facebook que igualmente se explicará el porqué de los aumentos de gasolina en tiempos de la presidencia de Felipe Calderón. Como consecuencia fui bloqueado de sus redes sociales. Confrontado en una visita a Mi Punto de Vista en Radiofórmula, me aseguró que me volvería a dar acceso a sus redes sociales, lo que hasta la fecha no ha sucedido.

Por esa anécdota me uno al consejo que López Munguía le hiciera a Renán Barrera. Los políticos no se deben cerrar y dejar de escuchar la crítica. Ésta nos ayuda no solo a formar el carácter, sino en el saber escuchar y responder podemos encontrar el camino a transitar. El ejercicio cumplió al proporcionar a dos protagonistas, desde diferentes trincheras, del acontecer político en nuestra ciudad. Sin embargo, ojalá que en una próxima ocasión se pueda entrar de lleno y a fondo a los temas tratados y los que quedaron pendientes (como las luminarias, la ventanilla única) para una análisis más minucioso y responsable de la actuación de un político que tienen aspiración a crecer, y con ello, intentar contribuir al bienestar social, económico y político de la entidad.

Es obligación de cualquier político no evadir a los críticos ni a los debates que nos ayuden a entender a los ciudadanos su actuación.

A %d blogueros les gusta esto: