Enrique Vidales 30 julio, 2010

Cada año, se emite una convocatoria por una comisión mixta, integrada por miembros del sindicato y autoridades de la Secretaría de Educación Pública de cada entidad, donde se establecen los lineamientos por los cuales son evaluados diversos aspectos del maestro durante el ejercicio docente del año anterior como son la experiencia, los resultados de los exámenes nacionales, los promedios de los alumnos, los cursos tomados y otros que demuestran el compromiso del maestro en su proceso autoformativo.
Cada año, precisamente en el mes del maestro, es decir en mayo, se daba a conocer la lista de quienes cumplían con las condiciones para ingresar y promover en los diferentes niveles de la misma.
El año pasado, en el contexto del cisma sindical en la entidad, la lista se atrasó significativamente, aun con la molestia y la exigencia de los maestros, la publicación se demoró más de 3 meses, siendo entre las fechas del 15 de agosto cuando se dio a conocer la lista y se procedió al pago a los maestros que recibieron retroactivamente la cantidad de dinero que se merecían como parte del estímulo económico.
Hoy la historia parece repetirse. Sin embargo, hay una pasividad en todos los actores políticos involucrados. Tanto de las autoridades de la Secretaría de Educación, como del mismo SNTE y hasta de los profesores que parecen que han claudicado en la lucha por ese estímulo económico.
Lo interesante y que ya abre la suspicacia es que el monto de ese dinero se dice que ya está listo para ser pagado, pero que los problemas sindicales de quienes deben recibir el estímulo, por la terquedad del SNTE de asumir la paternidad del mismo y negarlo, en consecuencia, a los disidentes, las firmas aún no se concretan por lo que no se tiene la lista definitiva para cumplir con este compromiso laboral.
Aquí valdría la pena cuestionar tanto a la SEP como a las comisiones ejecutivas, impuestas por la maestra Elba Esther Gordillo, de las secciones 33 y 57 del SNTE en Yucatán qué ha pasado con la millonaria cantidad de dinero que se dice ya entregada y que razones naturales generan intereses. El año pasado fue de 22.3 millones de pesos.
Ya hay maestros inconformes que se cuestionan en dónde y a quiénes beneficia el atraso por esos nada despreciables intereses que se están generando.
Hay maestros que preguntan a las oficinas de carrera magisterial y no hay respuesta. A algunos ya se les hablo en el mes de mayo para pedirles alguna documentación que se requería para actualizar sus respectivos expedientes. Hace un año se procedió de igual manera. A quienes se les hablo, resultaron beneficiados en la lista. Hoy nadie sabe. Con lo que el escepticismo y la incertidumbre cada vez aumentan.
En el foro de opinión de la página http://snte57.org/?page_id=71, ante reclamos por este atraso, quien se acredita SNTE afirma el 16 de junio que “Todavía faltan por revisar algunos presupuestos para delimitar las líneas de corte e inmediatamente se publicará. Según informa la comisión encargada esto está próximo a ocurrir”
Ahí mismo, en fechas más recientes, un mes después de la respuesta escrita anteriormente, otro usuario identificado con el nombre de Jorge escribe “Cualquiera que sea el motivo del retraso de la lista de carrera magisterial de la XVIII etapa, ya han tenido tiempo suficiente para ponerse de acuerdo y darlo a conocer, esperamos que esos resultados no tarden demasiado, y convoco a los maestros que están en espera que hablen, que manifiesten su inconformidad, porque cada día en vez de mejorar estamos empeorando, nuestros líderes ya no nos defienden y los logros alcanzados en el pasado por nuestro sindicato, se han ido perdiendo poco a poco.”
Por lo que los líderes sindicales tienen muchas cosas que explicar a sus agremiados… la pregunta es ¿tendrá la valentía para hacerlo?
 

Leave a comment.

A %d blogueros les gusta esto: