Enrique Vidales 10 agosto, 2015

En la redacción de Mi Punto de Vista nos han llegado por vía correo electrónico la preocupación e incertidumbre de maestros de Yucatán con respecto a la entrega de su Portafolio de Evidencias. Dicho documento es esencial para cumplir con la segunda etapa de evaluación del Servicio Profesional Docente.

Según hemos averiguado el proceso de evaluación a los maestros consiste en cuatro etapas. La primera corresponde a los directores de cada escuela donde hay maestros que serán evaluados. El director, conocedor del trabajo del docente, procede en esta etapa a subir o contestar por vía electrónica un formato para valorar el desempeño de los maestros. Posterior a esta fase, los maestros reciben una notificación de haberse cumplido la primera parte, con lo cual se habilita el sistema para recibir el mentado portafolio de evidencias.

Para que los directores y maestros cumplan, es necesario contar con una clave que los responsables de la evaluación deben enviar por correo electrónico. En estos momentos, de forma generalizada, los directores NO HAN RECIBIDO SU CORRESPONDIENTE CLAVE, por lo cual no se ha podido realizar la parte que les corresponde, así como tampoco los maestros pueden subir el portafolio de evidencias.

El problema es que el próximo 15 de este mes de agosto se vence el plazo para que los maestros suban al sistema lo que les corresponde. Lo que no pueden hacer porque NI TIENEN LA NOTIFICACIÓN DE CUMPLIMIENTO DE LA PRIMERA ETAPA NI LA CLAVE CORRESPONDIENTE.

No hay que olvidar que los maestros actualmente se encuentran en un periodo de no labores escolares, aunque en términos laborales se le reconoce como “receso escolar”, lo que es cierto es que no están acudiendo a las escuelas. Lo único que tienen a la mano es un teléfono 01-55-50150198, correspondiente a la Mesa de Ayuda para la Evaluación del Desempeño Docente para la Educación Básica,  donde se han comunicado SIN RECIBIR NINGUNA RESPUESTA PRECISA Y CERTERA de lo que deben hacer ante un evidente atraso en los tiempos determinados por la misma autoridad educativa que hoy no despeja dudas ni da la cara a los maestros.

La preocupación de los docentes es genuina en la virtud de la amenaza de perder la fuente de trabajo al no cumplir con los requerimientos de la evaluación. ¿Pero cómo quieren que cumplamos sin el calendario ya se atrasó, no se cumplen con las fechas ni los procedimientos, ni hay información oficial que nos proporcionen certidumbre? – nos precisa un maestro entrevistado al respecto.

Lo que a una maestra la comentaron en mencionada línea telefónica que lo mejor que pueden hacer es evidenciar con “grabación de llamadas, bitácoras, correos o como buenamente puedan” que están pendientes, solicitando información, comunicándose con sus superiores para que el llegar la fecha fatal (15 de agosto) tengan algún modo de ampararse de que hicieron todo lo posible y que por obstáculos  – e ineficiencia en el proceso de evaluación – no pudieron cumplir. Esto da a entender que no hay marcha atrás en la fecha acordada… y lo que es grave, maestro que no cumpla y no pueda acreditar con “evidencia” su preocupación y trámites tiene el riesgo ser separado de su función docente.

Los maestros, que quieren cumplir y que la mayoría ya tiene su documentación lista, esperan una respuesta más certera de la Secretaría de Educación, o en su caso del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEE) responsable de la evaluación del Servicio Profesional Docente, que tener que estar documento la omisión, falta de compromiso, inoperatividad e ineficiencia de las autoridades educativas – concluye un maestro inconforme.

DERECHO DE RÉPLICA: Por considerar sagrado el Derecho de Replica me permito dar a conocer la siguiente información:  el Lic. Adrían Argüelles de la Dirección de Educación Media Superior del Estado, me reporta que en dicho nivel educativo en la entidad todos los directores han cumplido con la primera etapa. Para precisar, el análisis de la situación surge de voces de maestros de educación básica, que se están organizando en esta semana para hacer los oficios correspondientes para “amparar” que no han recibido la correspondiente clave para cumplir con la segunda etapa: la entrega del portafolio de evidencias. El artículo recoge ese sentir y esperan los maestros que los responsables en ese nivel, el más numerso, ofrezcan mejor información, más precisa y clara.

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: