Enrique Vidales 19 noviembre, 2017

La diputada Olga Catalán Padilla (PRD) propuso incluir en la Ley General de Salud la obligación de insertar en el etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas el denominado semáforo nutricional, a fin de que los consumidores puedan juzgar de manera rápida la calidad del producto. 

La reforma plantea agregar al párrafo segundo del artículo 212 de la Ley General de Salud el uso del semáforo nutricional, siendo color rojo cuando el alimento proporcione demasiada cantidad del mismo nutriente; amarillo, cuando el producto tenga un nivel intermedio del nutriente, y verde, cuando el contenido del nutriente sea el aceptable.  

Señaló que el sedentarismo, los malos hábitos alimenticios y la venta a bajo costo de productos industrializados con alto contenido de carbohidratos, azúcares y sodio, como la comida chatarra y la comida rápida, generan el incremento del índice de obesidad, con consecuente costo en la salud y la economía. 

México, recordó, ocupa primer lugar en obesidad infantil, segundo en obesidad de adultos, y ya es un problema que se presenta en la población de edad preescolar.  

Refirió que el costo de las enfermedades generadas por la obesidad y malnutrición en el país rondan los 120 mil millones de pesos. 

“Es un problema de salud que preocupa al gobierno y a los habitantes del país, no sólo por los altos costos sociales y económicos que genera, sino por la incidencia en padecimientos como diabetes e hipertensión arterial”. 

El documento, remitido a la Comisión de Salud, apunta que existe un ambiente obesogénico que obstaculiza la adopción de estilos de vida saludables. El país tiene la tasa de mayor consumo por persona de bebidas azucaradas con gas del mundo, lo que significa 21 por ciento del ingreso calórico de los niños. 

Por ello, considera necesario promover y fomentar educación nutricional y difundir información sobre los alimentos y nutrientes que aportan al organismo, así como proporcionar herramientas para mejorar la alimentación. 

Se busca que el etiquetado de alimentos contenga información clara, veraz y útil, para que los consumidores conozcan la cantidad de grasas, sal, azúcar, grasas saturadas o calorías en un producto, y tomen decisiones de compra saludables.  

Destaca la importancia de generar una educación de autocuidado y crear un ambiente saludable desde la escuela. Señala que cuando una niña, niño o adolescente se encuentra mal alimentado o mal nutrido, su desempeño escolar tiende a ser menor, lo que afecta directamente su desarrollo integral y su capacidad de aprendizaje. 

El etiquetado aporta información valiosa, por lo que es necesario saber interpretar su contenido al elegir lo adecuado para nuestra salud; por ello, se deben implementar estrategias a nivel nacional que permitan juzgar de manera rápida la calidad nutricional de los productos, como el semáforo nutrimental.

A %d blogueros les gusta esto: