Enrique Vidales 13 agosto, 2015

Se gastó en mucha públicidad para convencer, para “calentar” el tercer informe de Renán Barrera, que Mérida está mejor. Pero hoy se confirma que ni su partido acude a la convocatoria para escuchar lo que el alcalde que ya se va iba a decir a los meridanos.

La foto es más que clara… se puede contar más de 40 asientos vacíos en un momento del informe. No es una llegada o el previo. Claramente se observa a la mayoría de personas atentas a un discurso, algunos aplauden, otros no lo hacen y hasta una señora de amarillo se ve más interesada en su celular. Es la muestra de que no pudieron llenar el Peón Contreras.

Es más, en la parte de las plateas y gradas, los que conocen el teatro saben que cada palco tiene 6 asientos. Una simple vista hay balcones donde solo hay una persona, no se ve ni se percibe en varios una segunda fila de asistentes que comodamente estarían sentados por haber esos espacios.

¿Por qué el abandono al mejor alcalde que había tenido Mérida, del mejor ejemplo de juventud y democracia, el vanagloriado por la políticos nacional, presidente de los alcaldes panista en México?

Hoy se confirma que Renán se ha quedo sólo, que no tiene liderazgo, que nunca supo visionar el papel que tenía después de un gobierno príista que intento vapulear con el tema de las luminarias, y que hoy, hay una certeza jurídica de que tomó las decisiones arbitrarias y caprichosas.

Recordemos que intentó ser diputado federal por la vía plurinominal y no lo dejaron, como igualmente le negaron la estatal cuando el partido eligió por la estabilidad y el valor de los acuerdos. Después buscó la presidencia del PAN y le pusieron el obstáculo para impedirle tomar las riendas del partido. Tres nocauts consecutivos.

Se dice ahora que Ricardo Anaya lo quiere rescatar y darle lugar en la dirigencia nacional… en el caso de ganar su fórmula. Es el camino de Renán Barrera para la vigencia que le permita competir a la gubernatura en 2018. Un sueño que hoy cae en cada uno de esos lugares vacíos en su último informe.

Renán Barrera ya se va.. un alcalde que al final no pudo llenar un Peón Contreras, que le quedó grande ese espacio, así como le quedo grande la presidencia municipal de Mérida.

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: