Enrique Vidales 4 junio, 2015

El día de hoy se ha dado a conocer la resolución del Tercer Tribunal Unitario en Materia Civil y Mercantil en el Distrito Federal que ratifica la sentencia del Juez Tercero de Distrito que condena al Ayuntamiento de Mérida, encabezado por Renán Barrera Concha, al pago de los 300 millones de pesos más los intereses moratorios al Banco Santander por el caso de la luminarias de la empresa AB&C Leasing.

En México un caso judicial puede ser juzgado sólo por tres instancias. En este momento el Ayuntamiento de Mérida ha perdido en dos instancias. Esto derivado del litigio que se inició por la rescisión del contrato de factoraje financiero entre el municipio con la empresa AB&C Leasing y el Banco Santander.

Como contrato de factoraje financiero, que legalmente es viable según normas establecidas en la legislación mercantil del país, es el contrato donde el comerciante o fabricante cede una factura u otro documento de crédito a una empresa de factoraje a cambio de un anticipo financiero total o parcial. En este caso, las resoluciones de los jueces dan como válida la cesión de derechos de cobro que la empresa que arrendó las luminarias AB&C Leasing a favor del Banco Santander, por lo que ni ésta ni el Ayuntamiento podían disponer de las luminarias hasta la finalización del contrato.

Por lo cual, en la certidumbre de un contrato que es legalmente válido en las formalidades legales, la sentencia emitida por el juez Felipe Conzuelo Soto en la primera instancia obliga a la administración pública municipal al pago de las rentas que dejo de pagar, desde que dejo de cumplir con su obligación y hasta la extinción del contrato de arrendamiento de luminarias suscrito con AB&C Leasing.

Para Renán Barrera este nuevo revés a su decisión de cambiar a capricho las luminarias es la prueba de la embestida en contra de su administración, suponiendo con ello acciones que van en detrimento del patrimonio de la ciudad. Lo que si es cierto es que el problema no sólo es contra una empresa que celebró un contrato con las formalidades legales y de buena voluntad, sino que en la constitución del mismo se celebró el factoraje financiero con una institución bancaria al cual las decisiones judiciales le concede la razón.

Por su parte Renán Barrera presentó su queja contra los jueces por el caso del embargo de las cuentas municipales para el cobro de 13 sentencias

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: