Enrique Vidales 13 agosto, 2017

Sin entrar a defender y meter las manos al fuego por Rafael Márquez y Julión Alvárez es preciso establecer que las medidas que adopta el Departamento del Tesoro de congelar cuentas, impedir su acceso a los Estados Unidos e impedir que empresas hagan negocios con ellos es un claro atentado contra los derechos humanos y el respeto de la dignidad humana. Es una decisión ejecutiva sin que medie una valoración judicial de pruebas y evidencia, interpretación de ley y establecimiento de sanciones pertinentes. No se les ha dado ni siquiera un derecho de audiencia y de defensa. Se ejecutan entonces acciones que van contra principios elementales del derecho y de valores de una división de poderes que supuestamente sustentan a una sociedad democrática. ¿Qué está haciendo el Estado Mexicano que hoy dice sustentar la acción penal con los principios del debido proceso y de la presunción de inocencia? Es tarea fundamental del Estado Mexicano la defensa de los mexicanos ante los atropellos de otros estados. Lamentable que la acción de la presidencia sea solo bajar las fotos con Julión Alvárez en lugar de exigirle al país cuentas y procesos claros que no atropellen los derechos humanos de los mexicanos.

A %d blogueros les gusta esto: