Enrique Vidales 1 junio, 2015

Una de las cosas que parecía claras para la Presidencia de México, encabezada por Enrique Peña Nieto, que la Reforma Educativa iba en serio. Así se confirmó el pasado 15 de mayo, con motivo de la celebración del Día del Maestro, por el Secretario de Educación Pública Emilio Chuayffet al afirmar “…les falla la aritmética a quienes aseguran que la reforma educativa es letra muerta”.

Uno de los puntos álgidos y no muy aceptado por el magisterio disidente es la evaluación del desempeño docente, desde la admisión al magisterio como la polémica permanencia de los docentes en la seguridad de su plaza. Sin embargo, el artículo 3 Constitucional establece que para este caso se crea el Instituto Nacional de Evaluación Educativa que como organismo autónomo velaría con la integridad de los exámenes y mecanismos de evaluación docente.

Ha causado mucha extrañeza que en días pasados la convocatoria para la evaluación docente de ingreso al Sistema Educativo Nacional y de desempeño para la promoción y permanencia fue “suspendido indefinidamente”. Justo a una semana del proceso electoral, por lo cual se han abierto en la suspicacia e interpretaciones que puede ser que no correspondan a la realidad, que sean productos de las especulaciones maliciosas para sembrar duda e incertidumbre.

Lo que sí es un cierto, es que la suspensión que significa no una cancelación sino un proceso que será repuesto en un tiempo aún no determinado, causará un gran perjuicio al sistema educativo nacional. Es costumbre que para los meses de julio y agosto se armen las planillas de maestros tanto en escuelas públicas por medio del concurso nacional de oposición, y en el caso de los que no logran aplicar la prueba y aprobarla llenara las vacantes en las escuelas privadas. Si se diera el caso de reposición del proceso en tiempo futuro durante el curso escolar resultarán afectadas los programas institucionales de las escuelas privadas.

Pero lo peor es que parece que se ha dado un triunfo para los grupos disidentes. Más cuando la sociedad si algo quiere del gobierno son resultados y al parecer el Instituto Nacional de Evaluación Educativa ha advertido que se encuentra listo para cumplir con esta responsabilidad. Por lo cual la decisión correspondió a la Secretaria de Educación a cargo de Emilio Chuayffet. Quienes son conocedores del sistema de evaluación señalan que aún no se tiene establecido las medidas y los cursos de actualización para los maestros que resulten reprobados. Al parecer está es la razón de la suspensión. No hay planes e infraestructura para darle viabilidad a la reforma en cuanto las necesidades de actualización y capacitación para los maestros reprobados, que se espera sean en una cantidad mayor.

El problema mayor es que no hay mayor información al respecto y al parecer hay un enfrentamiento entre la SEP y el INEE sobre este tema. Al final los más perjudicados son los maestros que aspirar a una certidumbre laboral que proporciona la Reforma Educativa. La decisión va en contra sentido de la consolidación de la Reforma Educativa. Ha dañado la credibilidad de la Reforma Educativa.

Facebook Comments

A %d blogueros les gusta esto: