Enrique Vidales 17 septiembre, 2018

México, 17 Sep (Notimex).- De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés), es importante la implementación de huertos escolares como una herramienta para mejorar la calidad de la nutrición en estudiantes y sus familias en la zonas rurales y urbanas de los países en desarrollo.

Es por ello que la alumna Teresa Sarahí Gutiérrez González, estudiante de la especialidad de Gestión para el Desarrollo Comunitario en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales (FCPS) de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), desarrolló el proyecto "Ecotecnias para la sustentabilidad alimentaria", el cual se llevó a cabo en la Escuela de Bachilleres, plantel Ajuchitlán, Colón.

La FAO considra que el beneficio de los huertos escolares es que aprendan a producir alimentos sanos y emplearlos en una alimentación adecuada, por lo que en un comunicado, la UAQ informó que apoyó este proyecto a través del Fondo de Proyectos Especiales de Rectoría (Foper) 2018.

El objetivo de su investigación, explicó, fue la implementación de ecotecnias para la accesibilidad de frutas y verduras, por lo que con el apoyo de brigadistas universitarios, construyeron una cisterna de ferrocemento y un huerto escolar, a través del cual los alumnos de la institución educativa tendrán acceso a frutas y verduras y con ello, tener seguridad alimentaria en su comunidad.

Los árboles sembrados, principalmente de guayaba, limón, durazno, pera y manzana, destacó la universitaria, fueron donados por la Secretaría de Desarrollo Sustentable de aquella demarcación.

"En el periodo del verano intensivo tuvimos que realizar la cisterna y el huerto, no sólo es ponerlo, sino es en beneficio de los alumnos que son los que se quedan en la preparatoria y hay que recordar que los de secundaria en algún momento van a pasar a la preparatoria y es necesario involucrarlos, al igual que a los padres de familia", refirió Gutiérrez González.

En este sentido, señaló que posterior a la instalación de la cisterna y el huerto, se dará seguimiento al crecimiento de los árboles, los cuales tardarán en dar los primeros frutos entre seis meses y un año; a partir de este tiempo se aprovecharán las frutas y verduras, ya sea para que los estudiantes las consuman o para la propia comunidad.

 

Facebook Comments

Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: