Enrique Vidales 20 septiembre, 2018

La UADY y la Asociación México-Japonesa celebran el acontecimiento.

Mérida, Yucatán, 20 de septiembre de 2018.- “El Dr. Hideyo Noguchi se distinguió por una enorme capacidad de transmitir sus hallazgos en forma sencilla; el idioma nunca fue obstáculo. Sus aportaciones al conocimiento de las causas y el diagnóstico de varias enfermedades infecciosas son un referente mundial. Sus cuatro libros son lectura obligada en las escuelas de Medicina japonesas”, comentó José de Jesús Williams rector de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), durante la visita de la Asociación México-Japón para conmemorar el 99 aniversario de la llegada del Dr. Noguchi.   

En una muestra del enorme agradecimiento que Yucatán le guarda y en reconocimiento al gran valor de sus aportaciones a la medicina, el 17 de enero de 1920 la Escuela de Medicina y Farmacia de Yucatán, le otorgó el título de Doctor Honoris Causa en Medicina y Cirugía en una muy significativa ceremonia.

Hoy a casi 43 años de su fundación el Centro de Investigaciones Regionales (CIR), “Dr. Hideyo Noguchi” de la UADY, se ha caracterizado por la generación de nuevos conocimientos científicos, por brindar servicios especializados y por difundir a la sociedad en general, los avances de las ciencias biomédicas y sociales.

La fortaleza académica desarrollada en el CIR en los últimos años, nos ha permitido enriquecer los planes y programas de estudio que ofrece nuestra universidad; formar nuevas generaciones de científicos en las áreas médicas y sociales que contribuyan al desarrollo de nuestra sociedad y realizar investigaciones relacionadas con los principales problemas que aquejan nuestro estado y región.

En el marco del evento, el Excelentísimo Embajador de Japón en México, Yasuhi Takase, afirmó que la relación entre su país y Yucatán está marcada por el legado del Dr. Hideyo Noguchi, quien sentó las bases para el desarrollo académico, que hoy ubica a la entidad como polo de investigación científica.

El diplomático señaló que las relaciones de amistad entre México y Japón datan de 1609, con el naufragio del galeón San Francisco frente a las costas de Onjuku en su camino de regreso de las Filipinas a la Nueva España, “cuando los tripulantes del galeón recibieron ayuda de la población de esa localidad japonesa y gracias a esta acción, se salvaron 317 tripulantes, de 376 que viajaban en el barco”.

El representante de la Asociación Mexico-Japonesa, Nubutaka Wakui, agradeció la hospitalidad de los yucatecos, ya que el Dr. Hideyo Noguchi fue recibido con esa misma cordialidad y calidez, y recordó que fue ayudado por el Dr. Otilio Villanueva durante los cuatro meses que permaneció en Mérida.

Durante la ceremonia, la delegación japonesa entregó un presente a Amira López Villanueva y Miguel López Villanueva, nietos del Dr. Otilio Villanueva, como muestra de amistad y gratitud.

Durante su intervención, Matilde Jiménez Coello, directora del CIR, recordó a los presentes que el Dr. Hideyo era de origen campesino y sus contemporáneos lo describían como una persona cortés, educada y sencilla.

El Dr. Noguchi llegó a Yucatán desde Nueva York, bajo el auspicio del Centro de Investigaciones Rockefeller, lugar donde su genio empezó a destacar al realizar amplias y completas aportaciones científicas.

Llegó a Yucatán justo a finales del brote de la fiebre amarilla que asolaba el estado y durante su estancia identifico con éxito un microorganismo al que denominó Leptospira Icteroides de Noguchi, que actualmente se conoce como “Leptospira Interrogans Serovar Icterohaemorrhagiae”, causante de un padecimiento común en climas tropicales y subtropicales, pero que puede manifestarse en todo el mundo.

En enero de 1920, el célebre investigador deja Yucatán y se enfila hacia África Occidental, donde había surgido un brote de fiebre amarilla. En 1928, a raíz de haberla contraído, fallece a los 51 años, dejando un legado de 4 libros y numerosos datos de sus investigaciones que han contribuido a salvar innumerables vidas.

Tras su muerte, es fundado en Ghana, África, el Instituto Memorial Noguchi de Investigación Médica. Así mismo, la Fundación Nobel reveló que el Dr. Noguchi fue nominado al Nobel de Medicina durante 10 años consecutivos. Desde 2004, el retrato del galeno aparece en los billetes de mil yenes, el de mayor circulación en su país.

 Casi 43 años después de su fundación, por el entonces rector Alberto Rosado G.Cantón, el Centro de Investigaciones Regionales “Dr. Hideyo Noguchi”, -motivo de orgullo para la UADY- continúa reuniendo el talento de especialistas y estudiantes de la comunidad universitaria, así como de científicos y estudiantes nacionales e internacionales, quienes inspirados en el trabajo del ejemplar médico japonés llevan a cabo importantes proyectos en beneficio de la humanidad

El Centro realiza investigaciones sobre el estudio de enfermedades infecciosas y parasitarias, y enfermedades crónico degenerativas. Asimismo aborta temas antropológicos, estudios sobre contextos sociales que se dan a  lo largo del tiempo, como la migración, investigaciones en historia y en aspectos políticos.

Está conformado por una planta de 114 técnicos académicos y profesores investigadores, así como por 80 trabajadores como parte del personal administrativo y manual, dividido en dos unidades, la de Ciencias Biomédicas y la de Ciencias Sociales.

Cabe destacar que de los 114 académicos, el 77% tiene grado de doctorado, 22% de maestría y 2% con una especialidad. 52% de los profesores investigadores pertenece al Sistema Nacional de Investigadores y 68% cuenta con el Perfil deseable PRODEP.

La planta académica está organizada en diez cuerpos académicos y un grupo disciplinar; para llevar acabo sus actividades de investigación y docencia.

A propósito de los cuerpos académicos: 70% están consolidados; 10% se encuentra en vías de consolidación y 20% se encuentra en formación.

Digna de destacar es la decidida y amplia contribución del CIR a la aplicación del Modelo Educativo para la Formación Integral de la UADY, proporcionando escenarios reales de aprendizaje y una cuidadosa supervisión y capacitación de futuros profesionales involucrados en sus numerosos proyectos, algunos de ellos únicos en el país. 81 académicos imparten, en conjunto, 179 cursos en 15 facultades de todos los Campus por Áreas del Conocimiento con que cuenta la UADY; 103 de estos cursos forman parte de programas educativos de nivel licenciatura y 76 enriquecen el contenido de diferentes posgrados.

La comunidad Hideyana es profundamente universitaria y trabaja en armonía con nuestra máxima casa de estudios y en concordancia con la filosofía del Dr. Noguchi, quien nos dejó, además de sus hallazgos científicos, esta gran reflexión: “Si uno tiene la genuina determinación de hacer el bien, nada ni nadie nos detendrá”.  

Entre las autoridades presentes también se encontraba Raúl Godoy Montañez, Secretario de Investigación, Innovación y Educación Superior, en representación del Gobernador constitucional, Rolando Zapata Bello;  Víctor Hugo Lozano, en representación del gobernador electo, Mauricio Vila Dosal y Shimizu Kazuyoshi, Cónsul de Japón.   

Facebook Comments

Deja un comentario.

A %d blogueros les gusta esto: