¿Pero qué esperar de alguien que así mismo se veía, en tiempo de la campaña, como un simple administrador, claro que sabiendo cómo llevarse mucho dinero, sin capacidad política?

¿Es acaso un síntoma del deterioro del PAN? ¿Qué es lo que está sucediendo?

A leguas se nota que hay desesperación en sus filas. No es difícil vislumbrar que están en la puerta de un descalabro mayúsculo en Mérida, mucho más, con la elección de candidatos sin arraigo en la base militante que nuevamente se siente desplazada por las decisiones del gran elector, el actual Procurador del Medio Ambiente y ex gobernador de Yucatán, Patricio Patrón Laviada.

Ese mismo que recibió de Roberto Palazuelos el calificativo de pésimo gobernador en Yucatán el pasado sábado a nivel nacional e internacional en conocido programa, muy popular, del canal de las estrellas, donde ahí mismo, el actor y empresario abundó en sus calificativos hasta afirmar que como Procurador del Medio Ambiente resultó peor.

¿Los yucatecos vamos a dejar que esta clase política de panistas arrogantes y soberbios continúen imponiéndose en las instancias de gobierno en México y en Yucatán? ¿Califican como verdaderos representantes populares?

Basta escuchar los comentarios de la gente que votará este próximo julio de 2009 para darse cuenta que la credibilidad del PAN está por los suelos.

Inclusive se nota el esfuerzo del alcalde César Bojórquez de buscar posicionar su magna obra “animaya” en la percepción de los yucatecos con una campaña súper agresiva en medios de comunicación, espectaculares, spots, hasta en un carro alegórico que no importó salirse del tema de “película” del carnaval por estar descontextualizado con jóvenes que no tenían ningún disfraz alusivo ni nada relacionado con algún film. Si por lo menos hubiera sido del Rey León la cosa se hubiera salvado, pero parece que ni el Comité del Carnaval ni Comunicación Social tuvieron la concentración para la creatividad, signo indudable de la desesperación y angustia.

Hoy así están las cosas en el escenario político de Yucatán. Atrás han quedado las luchas por la democracia encabezadas por los panistas que ahora en el poder nos han demostrado inmadurez política para ejércelo. Conducidos solo por sus intereses personales ya son incapaces de darse cuenta de la realidad y actuar sin el entendimiento y la prudencia.

Contra lo que sucede en el PAN, hoy vemos un Partido Revolucionario, que sin necesidad de estar haciendo campaña, está en continuo contacto con la ciudadanía escuchando las necesidades de la gente, solidarizándose con los retos que enfrentan, pero lo mejor, abriendo canales de diálogo para encontrar soluciones que compartan responsabilidades.

AL CALCE.- El Carnaval de Mérida, en otros tiempos espacio de entretenimiento familiar, ha sido totalmente secuestrado por los intereses mercantiles que fomentan que el Paseo de Montejo se convierta en la más grande cantina de la capital. Por la importancia histórica, si no se hace algo para convertir dicho espacio en un ambiente familiar no tiene ningún caso que continúe estorbando a miles de ciudadanos que caemos rehenes de la falta de libertad de tránsito en las fiestas carnestolendas. Mérida se merece un mejor carnaval, y por más de película que lo quieran hacer, ahí están los disturbios por el fomento al alcoholismo en jóvenes que tanto daña a la sociedad. Ya ni un bar de quinta se llega a esos extremos.

¿A quien le debemos sentirnos orgullosos de esto? Resolver la tarea no resulta difícil.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorMucho cuidado con lo que se dice.
Artículo siguientePor los suelos la moralidad del PAN en Mérida