Estoy de acuerdo con la importancia de la aplicación de justicia sin los fines políticos, tal y como sostiene AMLO. Lamentablemente para él, existió un desacato a una orden judicial que debe ser atendida y sancionada de acuerdo con la ley. Insisto y desestimo las opiniones que sostienen que impedir a un contrincante con muchas posibilidades de triunfo en las presidenciales del 2006 es un ataque a la democracia. Si fuera sin un hecho concreto y jurídico, estaríamos en la barbarie social que ya no conviene a nuestro país. Pero en este caso, la documentación del problema data desde el 2001, mucho tiempo atrás para hablar de intencionalidad electoral en las acciones. Si las cosas han llegado a este extremo, en gran medida se deben a los tiempos y procedimientos legales que se han tenido que seguir. Al Sr. Obrador cuenta con fuero, figura jurídica que protege a las autoridades de ejercicios perversos de la ley, pero no del cumplimiento de la ley.
Los mexicanos que lo apoyan, hacen bien en el sustento de la misma democracia. Es decir, que no estamos limitados ni sometidos a una forma específica de pensar. Los que decidimos, con base a la información que se ha presentado por ambos lados, no apoyar al Sr. Obrador en su cruzada contra la ilegalidad, lo hacemos con la convicción que se hará lo correcto dentro de lo que la ley misma permite.
Por el momento, no tengo ninguna información que me indique lo contrario. En el ejercicio de mi libre pensamiento, si manifiesto, que el día que vea una aplicación turbia de la ley, utilizaré mis propias palabras para denunciarla con todo el rigor que se pueda.
Ahora solo queda esperar y ser observadores críticos del proceso. Además de llamar a la cordura a todos los que intervienen o serán convocados por cada bando a defender las ideas respectivas. No dejemos que el colapso prevalezca sobre la mesura, la racionalidad y la legalidad. Estamos en un momento crítico para nuestro futuro político del país, no desaprovechemos esta oportunidad.

 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorEl nuevo amanecer
Artículo siguienteLa reforma pendiente