En Yucatán los panistas están acusando al gobierno del Estado de ejercer represión contra el ex alcalde de Dzemul que fue detenido después de romper los sellos de clausura a su negocio.

¡Qué triste es ver a la maestra Magaly Cruz Nucamendi solapar actividades delictivas, como lo es romper un sello de clausura de una autoridad, sea cual sea, la situación específica que originó ésta!

Si el señor se sentía agraviado por el gobierno del estado ante las propias declaraciones, no es una justificación de cometer un delito, es decir, de violar flagrante la ley que el mismo, habiendo sido un alcalde, debería conocer.

¿Ese es el panismo que hoy se promueve como acción responsable? ¿Acaso está validando que cualquier otra persona que esté en una situación de clausura, solo porque así se le antoja y considera ilegal, es la excusa suficiente para romper los sellos? ¿En dónde quedan las otras instancias legales, estatales y federales, inclusive mediáticas, para luchar por lo que se considera justicia?

¿Cuál es la calidad moral del panismo en la lucha por la democracia donde al parecer los fines están justificando los medios?

Queda muy claro lo que, desde Felipe Calderón Hinojosa, Germán Martínez y Magaly Cruz Nucamendi quieren jugar: denostar contra el enemigo sin importarle corromper las reglas de la política, la ética y los valores.

AL CALCE. Es importante para cualquier ciudadano conocer lo que piensa el candidato sobre todos los temas de interés por más polémicos que estos sean. Pero después de haber jugado el representante de Sociedad y Movimiento, Luis Medina Cantillo, con el panismo en la campaña de Xavier Abreu y después un foro a favor del reposicionamiento del PAN en la ciudadanía, las preguntas que debieron contestar resultaban por más tendenciosas, ya que no es posible ni fomenta al debate la dicotomía en la propuesta. Los actos de gobierno, en una democracia, resultan mucho más amplios para solo resumirlos en una respuesta, ya sea dando un sí o dando un no.

Absurda ampliación de horarios y molestia magisterial. Se entiende que la situación extraordinaria de la influenza resultó una afectación a la cotidianidad, especialmente en los sectores de educación, turismo y servicios. Para resolver el primero las autoridades han ampliado los horarios escolares a una hora en educación básica. Si esto hubiera sido al inicio del curso, sería mucho más justificable. Pero en la verdad de los hechos, para cualquier maestro es conocido que a mediados de junio la SEP solicita a todos las calificaciones finales para cerrar el curso escolar. Si no hay cambio de fechas, posiblemente, esta situación tampoco cambiará. Por lo que resulta no aprovechable este tiempo adicional.

Creo que Yucatán hemos tenido otros fenómenos que también han impedido el curso normal de actividades, y como resultado, no se ha cambiado ni las horas efectivas ni aumento de días laborales.

Los maestros tienen razón en estar inconformes. Más cuando a finales de abril o inicios de mayo, antes del día del maestro, la Comisión Mixta de Carrera Magisterial conformada por autoridades educativas y representantes sindicales, debieron anuncia los resultados de ese programa de estímulos al profesionalismo del docente, la 17ª etapa.

Al parecer mucha influenza ha habido que resulta inexplicable que hasta este momento no se tengan los resultados. ¿Qué es lo que está pasando?

Ojala que alguien nos pueda explicar… dar la cara a los docentes, ya que no solo es exigir o unirse a una medida, sino también, cumplir con las responsabilidades que corresponden.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorAbsurdo cambio de horario en las escuelas
Artículo siguienteLas campañas dejaron de ser el pan con lo mismo…