En
su bienvenida, que reproducimos textualmente, ella asume como suyo el
sitio, con carácter de oficial y que nace de la necesidad de ella y su
familia de contar con la oportunidad para manifestar "… nuestra
verdad a los medios de comunicación" (refiriéndose a ella y su familia.

Queda claro cual es el objetivo, la función y la estrategia de comunicación de esa página de Internet y de quien asume la responsabilidad de la misma.

 

ESTA ES LA CARTA DE BIENVENIDA

Bienvenidos a mi página personal.

Este
sitio fue creado para dar a conocer a la opinión pública mis puntos de
vista, opiniones y posturas relacionadas con el proceso que enfrento
ante las autoridades de procuración e impartición de Justicia en el
Estado.

Es
una bitácora que apuntará los detalles que considero más relevantes de
mi caso, sobre el cual se han tejido y publicado versiones lejanas de
la realidad y tomadas desde diversos contextos al amparo de intereses
inconfesables.

Esta
es la única página oficial que reconozco de manera pública pues durante
el proceso que he decidido enfrentar confiando en las autoridades, se
han realizado diversos, presuntos sitios de internet, páginas y redes
sociales que no representan, de ninguna manera mi voluntad expresa de
manifestarme.

En
este sitio también incluyo foros y encuestas con el fin de dar un
espacio a quienes me han manifestado su punto de vista, en especial su
apoyo y comprensión. A todos ellos, muchas gracias.

Con
las debidas excepciones, mi familia y yo hemos tenido pocas
oportunidades para manifestar nuestra verdad a los medios de
comunicación, de los cuales, algunos  se han apegado a la más
estricta objetividad sobre el proceso y han tratado de manera imparcial
este caso. Pero no todos han sido así.

Esta 
página no pretende sustituir el valioso apoyo de los medios de
comunicación que han tratado el caso con rigor periodístico. Empero,
constituye una ventana que sienta un precedente a las mujeres mexicanas
que por alguna razón han sufrido un nuevo, creciente tipo de violencia
distinta a la física, económica, sexual o política: se trata de la
violencia mediática, la que obstruye, dificulta y enrarece los ámbitos
de la justicia, la que venda los ojos a la legalidad bajo la
presunta responsabilidad que nos confiere un derecho consagrado en la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, derecho de una
libre expresión que en muchas ocasiones se han ejercido en detrimento
de los míos y de numerosas mujeres mexicanas sujetas a un proceso
judicial en nuestro país.
 


Te
agradezco la confianza de visitar mi página pues representa una
aportación a la verdad de los hechos que culminaron en un proceso que
enfrento confiando en las instituciones y en los medios que dignamente
han observado la verdad en torno al mismo.

 

A t e n t a m e n t e

Cecilia Flores Argaéz.

 

 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorLa madre de Cecilia Flores miente: fue Cecilia quien compró dominio en Internet
Artículo siguienteEl miedo no anda en burro, dice concido refrán