Por ello no ha faltado quien cuestione a los que aprobaron las
medidas, endosando el "costo político" a los responsables, que en este
caso es el Partido Revolucionario Institucional al solo elevar el IVA
un punto porcentual y no hacer caso, según algunos eruditos de la
economía, al impuesto del 2 por ciento de la pobreza que proponía
originalmente el presidente Felipe Calderón Hinojosa.

En primer lugar, valdría la pena precisar que ni el PAN, ni el PRI,
e inclusive el PRD, pueden atacarse mutuamente culpando a uno u otro de
la decisión ya tomada y que seguramente será rectificada por el Senado
sin mayores cambios. Pero a todos les faltó la creatividad de la
solución y el análisis de las áreas de verdadera ineficiencia en la
administración pública que ahorrra, en beneficio de los programas
sociales, los recursos que hoy el país necesita. No hubo mayores
propuestas. Inadmisible las estrategias de toma de tribuna que solo
violentan el Estado de Derecho y ocultan la nula operatividad política
de un grupo parlamentario que no nos ofrece mucho en el debate
nacional.

También debemos tener en cuenta que el gobierno no debería, ni
siquiere pensar, en la creación de un impuesto para el combate a los
pobres. Debería ser una tarea sustantiva del gobierno que los recursos
obtenidos por cualquier impuesto sea destinado, prioritariamente, a la
ayuda del más necesitado con mayores servicios públicos que faciliten
la inversión que atraiga empleos y oportunidades de crecimiento y
desarollo económico.

¿Es necesario que se tenga que especificar que lo que se recaude sea para los pobres? ¿No lo considera un absurdo?

Para que vean que hay discusiones que no tiene sentido. Que nos
desvian del fondo del problema por solo atender la superficie y la
forma. La realidad se ha vuelto muy sencilla. Dentro de un año
pagaremos más, sin que exista la reforma integral que facilite la
recaudación de los impuestos y la eficiencia del gasto público. Los
pobres seguiran sin poder acceder a las oportunidades, así que serán un
poco más pobres… pero eso ¿a quién le importa?

AL CALCE. La realidad es muy simple y objetiva. Todos los
legisladores yucatecos votaron a favor del propuesta del Ejecutivo. PRI
y PAN lo hicieron.

 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorInadmisible el debate político con descalificaciones
Artículo siguienteLa mezquindad solo muestra la falta de argumentos