No podemos negar que ante el escrutinio público que ha sido sometido
César Nava en los últimos días con la revelación de los pactos
"oscuritos" con el PRI, la noticia desvia Nava la atención específica en
lo que se ha discutido. Claro que se abre otro frente que no ha
escapado de la crítica, y hasta cierto punto, de la burla de oponentes
que no desaprovechan la oportunidad para hacer cuenta del árbol caído.

César Nava no es el primero, como tampoco será el último. En el
peligroso juego de los intereses en la política se corre el riesgo de
desviarnos de lo que verdaderamente debería ser esencial. 

En verdad creo que hay muchos temas de mucho más intereses como para
dedicar espacios extensos para el análisis de estos casos que son
propios de la vida interna e individual de los políticos. Aunque también
hay que reconocer que para algunos resulta más atractivo irnos a estos
temas que los verdaderamente trascendentales para el país.

 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anterior¿En dónde están las propuestas que eleven la calidad del debate?
Artículo siguienteLa guerra sucia electoral… en nuestras manos su condena