Por lo menos lo será en el Municipio de Mérida, no en
toda la entidad, lo que al final posiciona a los candidatos a diputados
son los resultados en el interior del Estado.
De ahí se cuestione
qué tan cierto es que el Partido del Trabajo en realidad es una tercera
fuerza cuando no logra ubicar a ninguno de sus candidatos a una posición
en el Congreso del Estado.
Algo cierto es que la candidata del PT
para la Alcaldía de Mérida pudo capitalizar en algunos el descontento
sobre la polarización política, pero no fue más allá de ello.
Sin
embargo, el PVEM logró, con base al esfuerzo y el compromiso social,
avanzar para ser una opción o alternativa viable para el electorado
yucateco. Hay quien dice que es un error no estar medio de la "grilla"
que polariza, ya que a decir de algunos, demuestra tibieza en su
carácter como un partido que busca el poder.
No obstante, por
separarse del conflicto y darle una forma diferente de hace política
desde los partidos con programas sociales de mucho impacto, como es el
caso de la recolección de pilas o adopta un árbol, hasta asistenciales
como los médicos en las colonias donde ofrecen diagnóstico sencillo y
concientizan sobre salud pública, el PVEM se convierte en una opción
para ser un protagonista del vida política de la entidad.
Obviamente
hay mucho recelo de otros políticos y fuerzas en contra del Partido
Verde. En un sentido estricto, los partidos se crean para la lucha por
el poder.
Bajo esa premisa, esperan alcanzar éste para después
cumplir con el servicio a la ciudadanía, sin embargo, la experiencia de
los ecologistas ha roto con el anterior principio demostrando que se
puede hacer la diferencia.
Por lo mismo la expectativa de lo qué
puede hacer ahora el partido cuando se ha alcanzado posiciones
significativas es muy amplia. Se espera más compromiso y solidaridad con
las necesidades del pueblo yucateco.
Por la limpieza de su equipo
joven no creo que se tengan mayores dificultades para lograr cumplir con
la encomienda ciudadana.
Al calce. ¿Qué más podemos esperar de la
Procuraduría Federal del Medio Ambiente donde su titular, Patricio
Patrón Laviada, está ahí más por amiguismo que por méritos ecologistas y
de protección al medio ambiente?
Triste la falta de responsabilidad
de la dependencia federal para poner de manera efectiva un alto a las
autoridades municipales en el caso de Animaya.
Si tan sólo hubieran
hecho su trabajo en el tiempo correcto no hubieran muerto animales, ni
estarían en las peores condiciones para conservar la vida en la estadía
de la obra de César Bojórquez, la última de una era de administraciones
panistas que como legado la deja marcada por la muerte de animales y el
repudio de verdaderos conocedores y defensores del medio ambiente.
Las
cosas que pasan en México. Si fuésemos otro país, Daniel Karam Toumeh,
director del IMSS y Juan Francisco Molinar Horcasitas (antecesor del
primero en el dependencia de Salud citada anteriormente) con el
señalamiento de responsabilidad por un Ministro de la Suprema Corte de
Justicia de la Nación por el caso de la muerte de los niños en la
guardería ABC hace un año, ya abrían renunciado a los actuales puestos
políticos.
Pero ya ven que a Felipe Calderón le importan más los
amigos y los viajes al Mundial, que verdaderamente ocuparse de lo más
importante y trascendental que afectó no solo a las familias de los
niños muertos, sino que en extensión a todos los mexicanos en cuanto se
continua fomentando el estado de corrupción, indefensión e impunidad en
el país.
Aunque algunos quieran justificarse con "ni modos, así son
las cosas…", la sociedad ya debe poner un alto a toda esta
arbitrariedad y completa falta de sensibilidad humana.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorAl parecer no hay nada como la política mexicana… ¿será?
Artículo siguienteOtra tragedia que cambia el mundo