Vamos a tomar otros dos procesos para
establecer una simple analogía. ¿Podría el paciente involucrarse en los
procesos de toma de decisión en el espacio de diagnóstico y definición
del tratamiento su doctor? ¿Podría el demandante o demandado tomar el
espacio de operación profesional de su propio abogado para vigilar que
su proceso jurídico se cumpla?
En ambos cuestionamientos no se
descarta la vigilancia o supervisión del ejercicio profesional, la
rendición de cuentas o la responsabilidad contraída en el cumplimiento
de las obligaciones contraídas. Pero es simple pensar que hay campos de
acción que se requiere de profesionalización que surge de la
especialización que se requiere para ejercer en los mismos.
Estoy de
acuerdo que la educación es un proceso que involucra a tres sujetos que
se interrelacionan: el docente, el alumno y los padres de familia. Sin
embargo es en los primeros que por ejercicio profesional responsable
deben responder, de manera general, a las exigencias de la sociedad a la
cual pertenecen los padres de familia.
Hace algunas décadas, sobre
todo en los municipios o entidades del interior de los estados, habían
tres figuras de suma importancia social: el doctor, el sacerdote y el
maestro. Este último de gran aprecio para los habitantes de los pueblos,
con un reconocimiento que iba más allá de un simple respeto, inclusive a
veces, era mucho más hacia el maestro que a la misma autoridad civil
constituida.
¿Qué es lo que ha pasado entonces?
Indudablemente la
educación como institución social ha perdido su valor. En gran medida a
la subordinación de la autoridad a los intereses de la vida sindical.
Especialmente en el caso del SNTE, que junto con su líder vitalicia,
Elba Esther Gordillo, hoy es el principal obstáculo para el desarrollo y
consolidación del sistema educativo moderno, que responda realmente a
las exigencias sociales.
Hoy Alfonso Lujambio habla de muchos logros y
retos del sistema educativo. Si bien podemos reconocer algunos de los
últimos, en la verdad mediática nos queda a deber mucho cuando
escuchamos cuánto se les queda a los sindicatos por el ejercicio de sus
comisiones sindicales. Toda una organización burocrática paralela que
grilla en el mundo de la política.
Por lo que creo que más allá de
ciudadanizar un proceso que por materia constitucional es democrático,
se tiene que mirar hacia otro lado para cortar con el principal
obstáculo que permita una auténtica profesionalización especializada de
la educación, como lo es eliminar todos los privilegios suntuosos del
SNTE.
¿Cómo explicar que los maestros aprueben con buenas
calificaciones en Carrera Magisterial, propuesto por el SNTE dizque para
elevar la calidad educativa, y los alumnos tienen las peores
calificaciones en diversas evaluaciones institucionales y externas? ¿Se
está reforzando con esto la calidad educativa o es un simple programa de
aumento salarial?
AL CALCE. La presidencia de las ocurrencias de
Calderón ya no sabe qué hacer con la elección de un sucesor. Los
fracasos electorales de César Nava le ponen en posición arriesgada para
negociar dentro del partido. Tampoco le ha ayudado el fracaso de Lozano
en el caso de la liquidación del SME que aún con todo lo hecho no se ha
podido concretar totalmente a un año de haberla iniciado. Hoy parece que
le quieren apostar a Lujambio, otro hijo de cuna panista, en su
proyección. Aquí si hay una fortaleza política que es la conexión y
sumisión de la SEP con la "maestra" Elba Esther Gordillo y toda la
estructura nada despreciable del sindicato. Pero esa fortaleza, al mismo
tiempo, es el talón de Aquiles. Lo malo de todo esto es que el pulpo
Paul ya anunció su retiro en los pronósticos, así que no queda más que
pensarle en la conveniencia política entre estos dos… si no funcionan,
pensar en un tercero.


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorEl caso de Ana Barbara desde un punto de vista legal
Artículo siguiente¿Es posible la redención en México?