Justicia social que ha consolidado derechos para los mexicanos como
la garantía de educación, salud, condiciones mejores de trabajo,
libertades fundamentales para la familia, la libertad de expresión y
organización social, entre las más importantes.

Documento que recoje la necesidad del orden necesario para el
progreso, con normas claras y precisas desde las cuales surgen como
cascada toda las normas jurídicas nacionales, ya que por principio
constitucional nada puede estar por encima de ésta.

Sin embargo, hoy no queda mucho del espíritu legislativo de
Querétaro. A lo largo de 94 años ha sido ampliamente modificada. Algunas
de sus modificaciones en la justificación de los cambios sociales y ya
históricos del país, pero también hay que reconocer que otros han sido a
calor de los intereses propios del regimen y el mayoriteo político en
las instituciones políticas competentes para proponer, modifciar,
ejecutar y validarlos.

Por lo tanto ¿Cabe la posibilidad de estar en condiciones plantearnos
la necesidad de otro Congreso Constituyente para modernizar en
definitiva concordancia actual a las necesidades políticas, económicas y
sociales del país?

Los principios de la misma Constitución nos dice que la sobernía
nacional, es decir la expresión de la voluntad nacional que decide sus
propios destinos, radica en el documento mismo con las vías
institucionales para resolver los conflictos que las acciones de
gobierno y los derechos de los ciudadanos se contradigan.

Lo que si es necesario es albergar un mayor compromiso de respeto al
marco constitucional. Atender desde la trinchera institucional en el
Congreso de la Unión, Presidencia y Sistema Jurídico Mexicano el interes
colectivo por encima de la particularización de intereses de los
partidos politicos.

Es la Constitución, al final, la única garante de un Estado de Derecho

 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anteriorNos rasgamos las vestiduras con el enemigo en casa
Artículo siguienteRetrato de Cd. de México: poliqueterías, grillas y tolerancia