Es cierto que ya sabíamos los yucatecos como el PAN gobernaba en
la capital del Estado. Sin embargo, no es lo mismo cuando se trata de la
entidad. El gobernante tiene que lidiar con estructuras sociales y
políticas más amplias por la diversidad y pluralidad de intereses que
hay tanto en la capital como en el interior de la misma.
Si algo es reprochable de Patrón como gobernador, es el cerrazón que
ejerció en torno a su persona y a su equipo que lo acompaño en su
gestión. Sintiéndose ahora si el todopoderoso, que inclusive había
derrotado electoralmente al ícono del príismo yucateco, Victor Cervera
Pacheco, los hace enloquecer de que ahora si cualquier cosa se podía
hacer.
De eso modo, en la actitud omnipotente, ya no le importó construir
fundamentos para hacer del PAN el partido fuerte que diera continuidad a
un proyecto de gobierno democrático, fundamentado en los valores éticos
y universales que promulgaban los panistas.
En las charlas de café se hizo recurrente el comentario de la
especulación de tierras, como sucedió con la compra de las terrenos para
el fallido proyecto metropolisur que se hizo sigilosamente, con
prestanombres que cobraron lo que se les vino en gana. Negocio que trajo
muchos dividendos a favor del enriquecimiento de unos sin importar el
empobrecimiento de familias de campesinos que en aras del desarrollo
habían sido engañadas.
El que hoy regresa a Yucatán a promover un nuevo proyecto político es el
mismo Patricio Patrón que utilizó el Fondo Nacional para Desastres
después de Isidoro para inculcar el temor y operar a favor de sus
candidatos, de sus ungidos.
Es el mismo Patricio Patrón que tuvo a bien operar en la elección
interna panista para elegir presidente con la “cochinita” a favor del
hoy Presidente Felipe Calderón Hinojosa. ¿En dónde había quedado la
libertad de conciencia que tanto impulsaron los fundadores de la mística
panista si dentro del partido se encochinaba? El tiempo hizo que
Calderón ganará, y como resultado en el cobro de favores, el ya
Presidente le otorgó una Procuraduría Federal del Medio Ambiente, al que
con cinismo se justificaba como un licenciado de la vida al ser
cuestionado sobre sus credenciales de profesionales o de estudio, cuando
el sentido de la carrera pública profesional demanda que los puestos
públicos estén verdaderos profesionistas, o por lo menos, entendedores
de la materia con la cual trabajan.
El PAN si necesita de un proyecto político diferente al que ha marcado
la pauta en los últimos 4 años. Un proyecto donde figuras como Patricio
Patrón y la senadora Beatriz Zavala desaparezcan del monopolio del poder
para abrir pasos a verdadero talentos políticos que hay en PAN.
Ya quedo claro que el maniatar la voluntad general de un pueblo al final
cobra duramente la factura. El gran problema que es el endiosamiento no
les hace ver la realidad terrenal, las necesidades reales del partido.
¿Cuál será el final de esta historia?
Si algo tiene el PAN característico es que su base de militancia no es
extensa. La principal fortaleza del panismo está en los simpatizantes.
Muchos de estos, antes jóvenes que ya crecieron y se sienten
desilusionados de ver a un PAN hundido en el mismo sistema político que
tanto criticó. Los nuevos jóvenes no son los mismos de ayer. Estos
nuevos electores sólo conocen las historias del PRI corrupto de oídas,
como si se leyeran un libro de texto de historia. Lo que si les consta
es la incongruencia, la falta de propuesta política, la corrupción que
ahora se denuncia, la ineficacia de una lucha contra la delincuencia que
cobra la vida de gente joven inocente, de luchadores sociales sin que
la justicia pueda alcanzar y castigar a los culpables.
La sociedad cambia, al igual que las percepciones. Muchas de ellas
construidas a partir de los hechos que las alimentan. Por lo que ¿en
verdad podrá Patricio Patrón salvar al PAN de su mala imagen en Yucatán?
O también ¿será que aún el PAN no ha tocado el verdadero fondo que lo
haga reaccionar para sacudirse de sus demonios internos?
El tiempo nos dará una respuesta.

 


Espero que esta publicación sea de tu interés. Me gustaría seguir en contacto contigo. Por lo cual te dejo mis principales redes para dialogar y comentar los temas de interés para la sociedad y nosotros.

 

 

 

 

Artículo anterior¿Desde cuándo el odio mueve a las almas ciudadanas?
Artículo siguienteNos rasgamos las vestiduras con el enemigo en casa